El hermético diálogo para pactar un nuevo contralor: ¿Asoma Dorothy Pérez por los palos?

Si bien todos los involucrados en los diálogos tratan de mantener hermetismo absoluto sobre los nombres que se han puesto sobre la mesa, fuentes de BioBioChile señalan a Pilar Moraga y al constitucionalista PS Francisco Zuñiga. Sin embargo, el Ejecutivo también pidió a la oposición una opinión sobre la contralora subrogante Dorothy Pérez, lo que algunos han interpretado como una señal de que La Moneda estaría considerando ratificarla como titular del organismo. Fuente: Radio Biobío, 30 de enero de 2024.


“Si digo un nombre lo voy a quemar”. Esa suele ser la consigna entre quienes se encuentran dialogando para llegar a una carta de consenso que asuma como titular de la Contraloría General de la República.

Hasta ahora, las conversaciones se han realizado con absoluto hermetismo. Según fuentes de BioBioChile que han conocido detalles de la discusión, Gobierno y oposición han tenido un acercamiento cordial, en el que -de antemano- coinciden en los criterios fundamentales para llegar a un nombre idóneo.

Por ejemplo, que el elegido debe ser una persona de “reconocido prestigio profesional y de conocimiento profundo de los temas que tiene que resolver la Contraloría”.

En la mesa se encuentran participando, por el lado del gobierno, el ministro Segpres Álvaro Elizalde y el titular de Justicia, Luis Cordero. En la oposición, en tanto, están fundamentalmente miembros de la Comisión de Constitución del Senado, en cuya instancia se debe comenzar a tramitar el nombramiento, sumado a jefes de bancada y presidentes de partidos.

Entre ellos se encuentran Luz Ebensperger (UDI), presidenta de la mencionada comisión; Rodrigo Galilea (RN), que también es integrante, además de presidente de RN; sumado a Luciano Cruz-Coke (Evópoli), Gustavo Sanhueza (UDI), Manuel José Ossandón (RN) y Jaime Quintana (PPD), todos jefes de sus respectivas bancadas.

Fuentes de este medio que han conocido detalles de las conversaciones, han señalado que están sobre la mesa nombres como Pilar Moraga, abogada y académica de la Universidad de Chile.

También se ha mencionado al reconocido abogado PS, Francisco Zuñiga, constitucionalista y académico de la Universidad de Chile. Una opción que el PPD también estaría a favor de respaldar.

Últimamente su figura ha vuelto a tomar peso en el gobierno, luego que un informe realizado por él ayudara a zanjar el debate en torno a las polémicas pensiones de gracia. Su análisis jurídico concluyó que legalmente el beneficio era revocable, al contrario de la visión del propio ministro Cordero.

Sin embargo, miembros de la negociación afirman que dichos nombres -Moraga y Zuñiga- no han estado realmente sobre la mesa.

DOROTHY POR LOS PALOS

En la práctica, quien estaría liderando las conversaciones desde el Ejecutivo sería principalmente Elizalde.

En ese contexto, fuentes de este medio confidencian que el Gobierno pidió a la oposición una opinión sobre la contralora subrogante Dorothy Pérez, lo que algunos han interpretado como una señal de que el Ejecutivo estaría considerando ratificarla como titular del organismo.

De hecho, el ministro Cordero deslizó elogios públicamente a la figura de Pérez cuando fue consultado por el tema en el Congreso la semana pasada.

“Históricamente los procesos de nombramiento del contralor siguiente toman algunos meses, eso no es nada extrañar y lo clave es que la subrogancia, ésta como las anteriores, le han dado plena continuidad a la Contraloría. La Contraloría tiene otra particularidad, yo también lo he explicado antes, es que la Contraloría funciona sobre la base del precedente, por lo tanto la voluntad del pasado gobierna el contralor presente y eso creo que es muy relevante porque le da estabilidad institucional a la Contraloría”, subrayó.

Con todo, si bien en la derecha la consideran una buena candidata, tienen cierto reparo “político”: creen que ella no debió haber realizado una reestructuración en su calidad de suplente, pues estiman que eso es una facultad propia de un contralor titular.

De todas formas, afirman que “tiene un carácter fuerte como para pararse ante cualquier gobierno”.

TIMMING DISPAR

Oficialmente, la mayoría cree que es necesario resolver la discusión lo antes posible es importante.

“Como órgano autónomo no puede estar mucho tiempo sin el principal superior de su institución por las directrices que habrá que dar para los próximos tiempos, sobre todo en momentos que hay una discusión también sobre casos de probidad y corrupción, y desde ese punto de vista nos parece que el gobierno debe tomar acciones rápidamente”, subrayó el senador Quintana a BBCL.

Lo mismo dicen en la oposición, quienes públicamente han afirmado que desean zanjar el debate durante enero, aunque fuera de micrófono admiten que los tiempos no alcanzan.

Adicionalmente, en la otra vereda, conocedores del proceso dicen que realmente no hay apuro en el gobierno por resolver el nombramiento.

La mañana de este lunes, el ministro Elizalde fue categórico al respecto: “Los dos nombramientos anteriores demoraron ocho meses desde que se generó la vacancia. En el caso actual, la vacancia se originó el 17 de diciembre pasado. Obviamente no vamos a ingresar esta semana con un nombre, porque se inicia el receso legislativo”.

Aun así, en la derecha estiman que -de todas formas- las diferencias en torno al nombre deberían resolverse durante esta o la próxima semana.

Eso sí, la discusión formal, en la Cámara Alta, creen que probablemente va a quedar pendiente para marzo, pues durante febrero -como enfatizó Elizalde- está programado el receso legislativo. Es decir, las vacaciones.

¿HOMBRE O MUJER?

Según cuentan, las conversaciones estarían girando en torno a buscar un buen nombre de forma colectiva, sin responder necesariamente a prioridades políticas y al “gallito” entre oficialismo y oposición.

En ese sentido, uno de los involucrados admite el valor de los interlocutores del gobierno (Elizalde y Cordero), al tiempo que también destaca que en La Moneda han aprendido a negociar después de bullados fracasos como fue el nombramiento del fiscal nacional, en cuyo proceso se rechazaron dos nombres antes de llegar al actual titular Ángel Valencia. “Antes ponían el nombre y luego dialogaban. Ahora no”, explica un parlamentario.

Así las cosas, algunos ven posible que ambas partes lleguen a un candidato de consenso, que se pueda ver en la Comisión de Constitución en marzo y también en la Sala del Senado, de modo que obtenga los votos de los dos sectores.

De momento, en la oposición no es prioridad si el elegido es hombre o mujer. Sin embargo, más importante les parece que no sea un contralor/a que adelante juicios por la prensa, que se remita a ser una figura disciplinadamente técnica y que no trate de ser un actor político.

Eso sí, el plan en la derecha es que todo se resuelva los primeros días de febrero, con el actual diseño legislativo, considerando que a la Comisión de Constitución llegará Paulina Núñez (RN) y Pedro Araya (IND). De este modo, lo ideal para ellos sería cerrar un acuerdo político con la configuración actual de Cruz-Coke, De Urresti (PS), Ebensperger, Galilea y Huenchumilla (DC).

Por ahora, falta lo más importante: llegar a un nombre que genere consenso.

Los comentarios están cerrados.