Terram rechaza disminución de salarios por reducción de jornada laboral

Comunicado de Prensa 24-09-2004
A juicio del economista Sebastián Ainzúa, "con el nuevo dictamen el país se ha acostumbrado a un discurso poco honesto con los trabajadores: se les dice que los están beneficiando cuando en realidad los perjudican".

Comunicado de Prensa 24-09-2004
A juicio del economista Sebastián Ainzúa, "con el nuevo dictamen el país se ha acostumbrado a un discurso poco honesto con los trabajadores: se les dice que los están beneficiando cuando en realidad los perjudican".


El economista de la Fundación Terram, Sebastián Ainzúa, criticó duramente la revisión de las remuneraciones de los trabajadores por la reducción de la jornada máxima legal a 45 horas. Dicha declaración fue firmada el día de ayer por la directora del Trabajo, María Ester Feres.

Según Ainzúa, "el dictamen es una burla respecto de la realidad laboral de los chilenos y chilenas: supuestamente, la revisión de los salarios se hará de común acuerdo, pero esto es una falacia, ya que existe una asimetría en la capacidad de negociación entre los empleadores y los trabajadores".

Por otra parte, Ainzúa recalcó que "si bien el dictamen centra su espíritu en los principios de buena fe y el común acuerdo entre las partes para revisar el tema de los salarios, estas ideas sólo establecen un marco, pero, no llegan ser traducidos a la realidad".

El economista se preguntó "cuáles son los resultados de las prácticas de buena fe: 500 mil trabajadores subcontratados, precariedad laboral; en empleos con mínimas condiciones donde por ejemplo, un 38% de las empresas no da alimentación a sus empleados, o la existencia de contratos por 1 peso como sueldo base".

Ainzúa agregó que "la precariedad también se aprecia en que tenemos un país con un 40% de sus trabajadores que no cotiza en el sistema previsional y se ha generado una deuda de más de 500 mil millones de pesos por cotizaciones declaradas, pero no canceladas por los empleadores. Todas estas cifras son obra de las prácticas de buena fe".

Además, señaló que "esto demuestra una vez más las contradicciones del Gobierno, puesto que el dictamen entregado en julio señala claramente que no es procedente rebajar los sueldos. La idea original del proyecto de reducción de la jornada laboral era mejorar la productividad de las empresas y no existía relación con la idea de reducir los salarios", afirmó Ainzúa.

Respecto a las ganancias o pérdidas de las empresas, el economista de Terram recalcó que "con las reducciones de la jornada laboral las únicas empresas que aumentarían sus costos son aquellas que trabajan a tres turnos, ya que con la nueva ley deberán implementar un cuarto turno. Sin embargo el resto de las empresas se beneficiará con el incremento en la productividad, pero la visi?n ideologizada del gobierno no tiene en cuenta estos factores".

Ainzúa planteó que "si se reducen los salarios al mismo nivel que la disminución de horas, una persona que gana 130 mil pesos dejaráde percibir más de $8.000 pesos mensuales".

Otros de los puntos que destacó Ainzúa esta vinculado a las consecuencias de esta medida, en la desigualdad socio económica que presenta nuestro país. "La mala distribución de la riqueza en Chile se ver" empeorada, toda vez que aumenta la concentración de la riqueza en pequeños grupos de poder, lo que se demuestra una vez más con este tipo de medidas".

 

 

Comments are closed.