INVENTARIO DE EMISIONES DE LA REGIÓN METROPOLITANA 2005 Y POLÍTICA DE DESCONTAMINACIÓN

El miércoles 23 de mayo la CONAMA RM, dio a conocer la actualización del inventario de emisiones de contaminantes de la Región Metropolitana. Los resultados del estudio realizado por el DICTUC de la Universidad Católica evidencian los responsables de la contaminación atmosférica en la capital al 2005.

El miércoles 23 de mayo la CONAMA RM, dio a conocer la actualización del inventario de emisiones de contaminantes de la Región Metropolitana. Los resultados del estudio realizado por el DICTUC de la Universidad Católica evidencian los responsables de la contaminación atmosférica en la capital al 2005.


En relación con los nuevos antecedentes proporcionados por la autoridad ambiental regional, Fundación Terram opina lo siguiente:

Primero, si bien el inventario se encuentra atrasado y no da cuenta completamente de la nueva y más grave realidad de la cuenca, (que incluye la crisis energética, los problemas de implementación del Transantiago, la expansión del parque automotriz), de todas maneras se observa el fracaso de las políticas de descontaminación de la región metropolitana que han seguido los gobierno de la Concertación. Ello se agudizó en el gobierno del Presidente Lagos con, entre otras medidas, la desafectación de los suelos agrícolas y la construcción de autopistas urbanas.

Segundo, los resultados de este inventario avalan la tesis que ha mantenido Fundación Terram, en cuanto a que la autoridad debe dirigir los esfuerzos hacia la gestión coherente de la ciudad y avanzar en medidas estructurales, reconociendo los límites en la capacidad de carga de la cuenca de Santiago, por ejemplo, con medidas limitadoras, apuntando al crecimiento en la población, extensión del límite urbano, actividad económica, combustibles, parque automotriz, etc.

Tercero, a luz de los nuevos datos, se debe avanzar en:
1. Revertir la desafectación de los suelos agrícolas de la cuenca metropolitana.
2. Aplicar medidas para detener el crecimiento del parque automotriz, incluyendo tarificación vial, impuestos a la contaminación de los automóviles que circulan por la capital, entre otros.
3. Incentivos para la construcción en altura y la densificación de la ciudad al interior de la circunvalación de Américo Vespucio. La mejor política de transporte es aquella que evita los traslados.
4. Avanzar decididamente en la descentralización con incentivos para la instalación de industrias en regiones, e impuestos onerosos a la instalación de industrias y empresas en Santiago.
5. Un serio compromiso con la descentralización de parte del Estado mudando oficinas de gobierno a regiones.
6. Avanzar en un transporte digno y eficiente para la ciudad de Santiago, incluyendo la promoción real de la bicicleta como transporte.
7. Avanzar decididamente en un plan de eficiencia energética, sustituyendo, por ampolletas eficientes, toda la iluminación en casas de vivienda social y edificios públicos
8. Prohibir la venta y circulación de autos diésel en Santiago.
9. Prohibir la venta de estufas a leña.
10. Finalmente, la creación de una Autoridad Regional del Medio Ambiente con atribuciones directas sobre la gestión del territorio, como planes reguladores, transporte, obras públicas, etc. que esté a cargo del plan de descontaminación.

Cuarto, consideramos que el argumento de las autoridades de que la contaminación atmosférica es responsabilidad de todos los actores sociales e individuales que habitamos en el Gran Santiago es falaz y mentiroso. Le corresponde a la autoridad, a través de la política pública, entregar señales coherentes y consistentes a través de incentivos directos, para avanzar y mejorar la calidad del aire de la capital.

En el último tiempo ha hecho precisamente lo contrario, inclusive entregando información falsa y promesas incumplibles (el fin de las pre-emergencias). Es hora que esas autoridades asuman su responsabilidad en la campaña de desinformación pública que se realizó en el año 2005.

 

Comments are closed.