Planta Licancel reinició operaciones tras siete meses

Entre la mantención del complejo y lo que dejó de vender durante este tiempo, Arauco desembolsó cerca de US$70 millones. Estrategia, 16 de enero de 2008.


Tras siete meses detenida, ayer comenzó a operar nuevamente la planta de celulosa Licancel, propiedad de Arauco, brazo forestal del grupo Angelini. La instalación había dejado de operar, luego que el año pasado fuera sancionada por el vertimiento de residuos industriales y líquidos (riles) al río Mataquito, en la VII Región.

La mantención del complejo y lo que dejó de vender durante estos meses, significó para Arauco US$70 millones. A ello se suman US$8,5 millones que fueron invertidos en el nuevo sistema de tratamiento primario y secundario de efluentes de la planta, inaugurado ayer. De esta manera, la instalación retomó la producción de celulosa, que alcanza una capacidad máxima de 140 mil ADt/año.

Al respecto, Félix Hernaiz, gerente de Licancel, manifestó que “la planta que abrimos hoy (ayer) es muy distinta a la que cerramos hace siete meses, ya que incorpora nuevas tecnologías ambientales”.

En ese sentido, el ejecutivo agregó que “aprender de las caídas no es fácil, y nosotros tenemos la profunda convicción de que lo hemos hecho”.

Riles

La Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) fue la primera entidad en multar a la compañía, por el derrame de riles al Mataquito, resolviendo prohibir las descargas a la planta el 7 de junio.

El organismo estatal levantó la prohibición el 13 de noviembre, luego que la empresa cumpliera las condiciones que había establecido. Por ello, el 8 de enero pasado estuvo presente en la primera descarga de estos residuos al Mataquito en siete meses.

 

Comments are closed.