Acusan a la Conaf de trabar la reforestación de tamarugos

Inversionistas denuncian que el organismo se niega a pagar una bonificación acordada de más de 1.300 millones de pesos. Una serie de irregularidades en el desarrollo de un proyecto de reforestación de tamarugos y algarrobos en la pampa de Iquique denunció la Sociedad Raíces del Desierto, que en 2005 plantó cerca de 400 mil árboles. El Mercurio 19 de marzo de 2008.


La forestación se hizo en dos predios del Arzobispado de Iquique, El Carmelo y Santa María, de 3.500 hectáreas en total. Los inversionistas pretendían reforestar, para luego -mediante la bonificación respectiva, que en una primera etapa ascendería a unos $1.368 millones- desarrollar una actividad ganadera para la producción de quesos finos, con 6.000 cabezas de cabras, que se alimentarían con el mismo forraje vegetal.

Los denunciantes sostienen que la Corporación Nacional Forestal comenzó a tramitarles el pago de la subvención, pese a contar con un informe de la misma entidad que reconocía el prendimiento mínimo de las matas.

"Nunca nos dieron acceso a ese informe, pero conocimos el contenido", dice Carlos Aguilar, uno de los inversionistas.

La situación se habría complicado cuando dos representantes de una consultora se acercaron a uno de los socios de Raíces del Desierto y le ofrecieron $120 millones por presentar nuevamente un proyecto, con aprobación "garantizada", para pedir la bonificación.

Tras la negativa de los socios, en reiteradas ocasiones Conaf se negó a reconocer los prendimientos, situación que fue denunciada a su directora, Catalina Bau. A tres meses de ello aún no se obtiene respuesta.

No fue posible hablar con Bau. Funcionarios de Conaf aseguran que los informes recomiendan rechazar las bonificaciones.

Comments are closed.