Autoridades y comunidad están impactadas por el sorpresivo cierre de planta salmonera

Marine Harvest despidió a 600 trabajadores en planta de Chinquihue, en Puerto Montt. Gremios dijeron que habría movilizaciones si la empresa no cumple con bolsa de trabajo, prometida durante una reunión con sindicatos y personeros de gobierno. El Mercurio, 13 de abril de 2008.


Un fuerte impacto en la comunidad, trabajadores y en las autoridades provocó el súbito anuncio del cierre de la mayor planta de procesamiento de la principal empresa salmonera en el país.

El intendente de Los Lagos, Sergio Galilea, junto con el gobernador de Llanquihue, Óscar Valenzuela; el seremi del Trabajo, Fernando España, y el alcalde de Puerto Montt, Rabindranath Quinteros, criticaron a Marine Harvest por esta "crisis adelantada", ya que había un compromiso firmado que daba plazo hasta junio para iniciar el proceso de despidos en la planta de Chinquihue, ubicada a 10 kms. al poniente de Puerto Montt.

El anuncio del cierre se realizó en la madrugada del sábado, en la misma planta, hasta donde llegaron los encargados de Recursos Humanos, para informar a los trabajadores que se encontraban de turno. Los operarios abandonaron en buses el recinto, mostrando los finiquitos por las ventanas.

Según la firma, el cierre se debió a la baja producción derivada de la contaminación de miles de salmones con el virus ISA.

Galilea dijo estar sorprendido por el anuncio: "Siempre se habló que el plazo de cierre de dicha planta sería junio próximo. Nunca se habló a los trabajadores de una fecha distinta. Moralmente, la empresa debe respetar intactos los sueldos de sus trabajadores, a lo menos hasta junio, a objeto de cumplir su palabra".

Por su parte, el Gobernador Valenzuela manifestó que aún quedan pendientes la indemnización (sin tope de año de servicio) y la bolsa de trabajo que anunció la empresa.

Valenzuela recordó que cuando participaron en una mesa de trabajo, junto con sindicatos y ejecutivos de Marine Harvest, se estableció que la salmonera iba a gestionar ofertas de trabajo en otras empresas del rubro, para quienes iban a quedar cesantes.

Las autoridades cifran sus esperanzas en la bolsa de trabajo de 650 cupos para que el impacto del despido sea mínimo.

En Puerto Montt, el anuncio causó sorpresa y fue tema obligado en tiendas, restoranes y oficinas.Por su parte, los gremios afirmaron que si no se cumple con lo prometido en la mesa de trabajo podría haber movilizaciones, por parte de la federación de trabajadores de la industria del salmón. "El lunes nos vamos a reunir en Chinquihue, y ahí nos vamos a manifestar para que la empresa nos respete el trabajo hasta el 30 de junio", dijo anoche la dirigenta de los trabajadores, Marina Alvarado.

Y respecto de las razones de la empresa, los afectados son escépticos. "La planta de Chinquihue es la más antigua, tiene 23 años de vida, y el virus ISA fue sólo una excusa para cerrarla, porque ya tenía muchos años", afirmó Elías Traimún, otro dirigente de los trabajadores, quien aseguró que la decisión fue "una puñalada por la espalda".

Por su parte, en la empresa informaron que se han contactado con otras compañías de la región para reubicar a sus empleados, y que a raíz de ello han recibido cerca de 650 ofertas de puestos de trabajo.

Eso sí, criticaron a los operarios de Chinquihue por hacer una huelga de brazos caídos, lo que aumentó aún más los costos del proceso productivo.

Puntualizan que los sindicatos afectados se negaron durante la semana pasada a participar de esta iniciativa, que claramente beneficiaba a los empleados de la empresa, iniciando una huelga de brazos caídos que aumentó aún más los costos de proceso y puso en peligro la estabilidad laboral de los demás trabajadores de Marine Harvest, por lo que se decidió cerrar la planta y no prolongar un conflicto que a todas luces era innecesario.

Agregan en el comunicado que Marine Harvest hizo un esfuerzo para otorgar a sus trabajadores beneficios indemnizatorios por sobre los que establecen las exigencias legales. De esta forma, se pagarán indemnizaciones sin el tope de años de servicios, como también se nivelará los sueldos de una buena parte de los trabajadores con el objeto de mejorar el cálculo de su indemnización.

Concluyen señalando que mantendrán su disposición a continuar con el proceso de reubicación laboral para los trabajadores que estén interesados en reinsertarse rápidamente en el mundo del trabajo

Una cadena de problemas

7 de julio 2007: Se confirmó la presencia del virus ISA en un centro de la empresa noruega ubicado en Chiloé.

15 de febrero 2008: Marine Harvest anunció que este año reducirá en 50.000 toneladas su producción en Chile.

20 de febrero: La empresa informa sobre el cierre de 13 centros de cultivo en la X Región y de dos plantas de proceso en la zona.

27 de marzo: Un artículo de The New York Times cuestiona duramente a la industria salmonera chilena.

4 de abril : El gerente general de Marine Harvest Chile, Torben Petersen, decidió renunciar a su cargo.

Comments are closed.