Marcelo Tokman: Chile podrá decidir en 2010 si impulsa la energía nuclear

Según el cronograma propuesto al gobierno por la Agencia Internacional de Energía Atómica, la construcción de la primera central nuclear podría iniciarse en 2016 y estaría operativa en 2022. La Tercera Internet, 20 de junio 2009.


El gobierno ya tiene claro cuáles son las fechas claves del proceso que debe seguir Chile para un eventual desarrollo de la energía nuclear.

Si bien aún no hay una decisión tomada, el Ejecutivo asegura que en diciembre de 2010 Chile estará en condiciones de decidir si incorpora ese tipo de energía a la matriz de generación eléctrica. Esto, de acuerdo con el avance que han realizado hasta ahora en los estudios y al cronograma que planteó la Agencia Internacional de Energía Atómica a la Comisión Nacional de Energía (CNE).

"Ya en diciembre de 2010, el nuevo gobierno podrá contar con todos los antecedentes necesarios para poder tomar una decisión de avanzar o no en la energía nuclear", dice Marcelo Tokman, ministro de Energía.

Si la autoridad de entonces decide desarrollar esa opción energética en el país, la siguiente etapa que se deberá abordar tomará seis años, según el plan de trabajo propuesto por el organismo internacional. "Estimamos que entre 2010 y 2016 se tendrá que hacer la fase para definir la regulación, la modificación de leyes, preparar y capacitar a los profesionales, licitar el proyecto, preparar los sitios y crear una autoridad reguladora independiente o superintendencia", dice Tokman. Considerando los plazos definidos por la entidad externa, las obras de la primera central nuclear en Chile podrían empezar en torno al 2016, construcción que estaría finalizada hacia 2021. "Eso permitiría que al 2022 estaría en condiciones de empezar a operar el primer reactor para generación eléctrica en el país", indica Tokman.

Pero antes siquiera de plantearse la posibilidad de cortar la cinta de la primera central nuclear, un aspecto clave a resolver para la autoridad es garantizar una amplia y mayoritaria aprobación ciudadana.

"Sería un error que fuera una decisión política y autoritaria por parte del gobierno, que se tome entre cuatro paredes. Si es una decisión que se toma sin un convencimiento de la sociedad, el riesgo de que otro gobierno revierta la decisión es tan alto, que eso va a inhibir a cualquiera que esté dispuesto a invertir", advierte Tokman. Para despejar ese tema, el gobierno está revisando la experiencia internacional, basado en encuestas, consultas y plebiscitos.

"El país tiene que tener la oportunidad de un debate transparente, sereno, no polarizado y no capturado por los extremos. El país debe conocer con claridad cuáles son los beneficios de la opción nuclear y cuáles son los riesgos de esa energía", afirma el secretario de Estado.

Tokman agrega que "en el resto del mundo destacan muchos casos en que habiendo una posición mayoritariamente contraria a la energía nuclear, una vez que se generó la información adecuada y surgió la preocupación creciente sobre el cambio climático, hubo un vuelco en la opinión pública y se volvió favorable a esa opción de energía".

Y para decidir bien, indica, otro elemento relevante a tener en cuenta es la mirada a largo plazo. "Esto no es una discusión solamente respecto a energía nuclear, sino respecto a cómo vamos a satisfacer nuestras necesidades energéticas de largo plazo y a hacernos cargo de la responsabilidad de Chile en el cambio climático".

El ministro también espera que el mundo ambientalista se sume al debate con altura de miras. "Si los ambientalistas están realmente preocuapados del medioambiental y su principal amenaza es el cambio climático, yo creo que en Chile va a a ocurrir lo que ha pasado en todo el mundo: que muchos ecologistas hayan cambiado su posición. Hay que abrirse a ser bien objetivo en términos de buscar cuáles son las soluciones posibles para el calentamiento gobal".

Comments are closed.