Regularán límite de plaguicidas en más de 60 alimentos

Ministerio de Salud encabeza actualización de normativa vigente. Alcanzar este objetivo no será fácil, ya que se deberán conciliar los criterios de la industria exportadora con los de las ONG. La discusión partió a fines de mayo y ya se advierten las primeras diferencias por el tipo de norma que deberá adoptar Chile. La Nación, 20 de julio 2009.


El Ministerio de Salud (Minsal) se propuso la meta de actualizar, antes que termine el 2009, los Límites Máximos de Residuos (LMR) de plaguicidas en alimentos. Son 111 pesticidas que serán regulados en al menos 63 productos alimenticios de alto consumo, que van desde los del tipo agrícola (frutas y verduras) hasta carnes de vacuno, pollo, cerdo y cordero (ver recuadro).

Para acordar cómo será el diseño de la nueva norma, la secretaría de Estado, a través de la División de Políticas Públicas Saludables y Promoción convocó a una mesa de trabajo multisectorial que está trabajando silenciosamente cada quince días, desde fines de mayo.

Además de Salud, la instancia la integra el Ministerio de Agricultura; la nueva Agencia Chilena de Inocuidad Alimentaria, organizaciones de la sociedad civil y el sector privado, a través de la Asociación de Exportadores de Chile (Asoex) y Chilealimentos.

La propuesta final deberá ser presentada a la comisión permanente de actualización del reglamento sanitario de los alimentos y luego realizar una consulta pública del anteproyecto de regulación.

La propuesta del ministerio es imponer un ritmo anual de actualización, ya que la última vez que se revisó la norma fue en 1999 y según el SAG, ésta cubre apenas el 20% de los plaguicidas autorizados en el país.

Pugna por la norma

Sin embargo, la tarea no será fácil porque existen tres normas internacionales que fijan límites máximos, pero con distintos criterios, de ahí que unas sean más estrictas y otras no tanto. El Minsal propuso en orden de prioridades: Codex Alimentarius de la FAO y la OMS; Unión Europea y la EPA de EEUU.

En las reuniones, los exportadores se manifestaron a favor de las normas estadounidenses "por lo que sugiere adoptar las normas de la EPA prioritariamente, ya que ésta contiene un mayor número de combinaciones, donde los LMR han sido establecidos por un análisis de riesgo", se consigna en el acta del 3 de junio.

Opinión distinta manifestó la Red de Acción en Plaguicidas y sus alternativas, Rap-Al Chile, una de las ONG que participan dentro del grupo de la sociedad civil.

"Dejamos constancia que hubiésemos preferido que se tomara como primera fuente la legislación de la Unión Europea, pues consideramos que ésta garantiza una mayor protección a la salud. La inocuidad en los alimentos no queda garantizada si se adoptan como fuentes prioritarias dos normativas Codex y EPA que se caracterizan por contar con estándares bajos", afirmó la responsable de Oficina de Comunicaciones y Administración de la organización, María Elena Rozas

Al respecto, recordó el último estudio del SAG sobre residuos de plaguicidas, el cual "arrojó que las transgresiones a las tolerancias de la UE de los residuos de plaguicidas detectados en las especies vegetales, es de un 31,82% respecto al total de muestras captadas. Mientras que las transgresiones al LMR, si se toma como referente al Codex, alcanzan solo a 1,07 % respecto al total de muestras captadas. Cabe señalar que entre los plaguicidas que se detectaron en ese estudio hay plaguicidas cancerígenos y están presentes en alimentos que constituyen la dieta diaria de la población".

Según Rap-Al, el Codex es funcional a la Organización Mundial de Comercio (OMC) y ha sido denunciado por la fundación EEUU Natural Solutions, "porque permite niveles de residuos de plaguicidas, medicamentos veterinarios y otros residuos tóxicos en alimentos que son incluso más altos que los que han solicitado los lobbyistas de la industria".

Comments are closed.