EE.UU. improvisó respuesta a derrame de crudo, según comisión

Estados Unidos debió "improvisar" su respuesta al derrame de crudo en el Golfo de México, generado por la explosión en abril de una plataforma operada por British Petroleum (BP), debido al desequilibrio entre el desastre y la tecnología para hacerle frente, dijo hoy el responsable de una comisión que investiga el accidente. El Diario Financiero.cl, 27 de septiembre 2010.


En el primer día de audiencias del panel de expertos de la Academia Nacional de Ingeniería, designado por el presidente de EE.UU., Barack Obama, para evaluar la respuesta al vertido, el copresidente de la comisión, Bill Reilly, describió la relación entre el Gobierno y BP como una "asociación incómoda".

"¿Cómo llegamos a una situación en la que la necesidad de improvisar era tan grande?", preguntó Reilly a los miembros del panel y agregó que realmente resulta "muy difícil demostrar" que estaban "bien preparados".

Sin embargo, para el encargado de la respuesta del Gobierno estadounidense al vertido, Thad Allen, la causa de esa falta de preparación no estaba tanto en el desfase tecnológico como en la percepción pública de que BP era el único responsable del desastre, lo que "creó mucha preocupación" y acabó afectando la respuesta.

Según el funcionario, en el esquema de la respuesta faltaba un tercer agente que representara a la industria petrolera en general y corrigiera la sensación de que el único responsable era BP.

La impresión cada vez más negativa que los estadounidenses tenían de BP llevó a la "anulación social y política del plan de respuesta a la catástrofe", puesto que toda colaboración con el gigante petrolero merecía la desconfianza del público.

"La tolerancia de la gente hacia la parte responsable es inversamente proporcional al tamaño del vertido", dijo Allen.

Para mejorar la credibilidad de las decisiones en futuras catástrofes, Allen subrayó la necesidad de nombrar a un funcionario de la industria del crudo que pueda organizar los recursos sin estar implicado en las responsabilidades financieras del desastre. 

 

Comments are closed.