Prórroga al DL 701: un salvavidas provisorio

El 1 de enero de 2011 se cumple el plazo para seguir otorgando incentivos a la forestación. La prórroga por dos años ayuda, pero urge contar con una ley de fomento forestal que incorpore los conceptos de sustentabilidad actuales.;Revista del Campo El Mercurio, 21 de septiembre 2010.;


El Decreto Ley 701 de Fomento Forestal expira el 1 de enero de 2011, y con su muerte desaparecerían los incentivos para forestación.

El problema es que si bien esta normativa es la base del crecimiento forestal del país en los últimos 30 años, a pesar de las modificaciones, se fue quedando atrasada respecto de las necesidades de la industria.

Ante la muerte inminente, se presentó al Congreso una prórroga por dos años, lo que, de ser aprobado, ayuda, pero no soluciona el problema de fondo, dicen en la industria: la necesidad de una ley de fomento forestal que incorpore definitivamente temas como las huellas de carbono y el agua, o el uso sustentable de los suelos, que antes no eran considerados, pero que ahora son fundamentales.

La propuesta considera modificaciones claves, como la incorporación de los medianos propietarios.

"Nos dimos cuenta de que hay gente que requiere ayuda, pero que no accedía porque es vista como gran propietario cuando en realidad no lo son", explica Aída Baldini, Gerente de la Conaf.

Desde 1998 se han bonificado US$ 323 millones, con una activa participación del pequeño propietario forestal (con un máximo de 12 ha de riego básico, en predios que no excedan las 200 o 500 ha para algunas regiones). La propuesta busca incluir a los que tengan más superficie que un pequeño, pero con ingresos menores a las 100.000 UF anuales. Los pequeños serían bonificados en un 90%, los medianos en un 75% y los grandes en un 50%. La inclusión de las empresas mayores es cuestionada también por algunas agrupaciones, como los ingenieros
forestales por el bosque nativo.

También se incorporan a comunidades indígenas cuyas propiedades, al ser entregadas venían con deuda forestal, lo que los dejó fuera del beneficio de forestación.

Finalmente, se incluye la realización de un registro de operadores de Conaf, es decir, una lista de profesionales calificados y respaldados oficialmente, similar a la que opera para el SAG y el Indap, que tienen operadores acreditados para programas como el de incentivos de suelos degradados, donde los especialistas validan sus competencias para asesorar técnicamente, presentar proyectos, verificar documentación y así apoyar a los propietarios, principalmente a los pequeños, para que puedan acceder a los incentivos y que su uso sea más eficiente.

Soluciones ‘parche’

Pero las modificaciones no son suficientes. "Es una prórroga, pero en un futuro cercano hay que hacer un proyecto de fondo", explica Fernando Raga, segundo vicepresidente de Corma.

Entre los puntos débiles que detectan los expertos en la prórroga está en el registro de operadores.

"Es una iniciativa de gran ayuda para los pequeños, pero hace falta incorporar un plazo para la publicación de los operadores forestales", sostiene José Rafael Campino, presidente de Corma.

Otra modificación que consideran insuficiente es que las bonificaciones no superen las 100 ha anuales.

"El actual fomento es restrictivo cuando es clave promover la reforestación. Entre 1974 y 1996 se plantaron casi 47 mil ha al año; entre 1996 y 2008 cerca de 23 mil ha; y el 2009 bajamos a 13 mil. Con la medida lo único que se logrará es restringir aún más este escenario", dice Campino.

En este tema coinciden también los ingenieros por el Bosque Nativo, quienes plantean que para pequeños y medianos no debiera haber restricción.

Otro talón de Aquiles del DL 701 sería la asesoría técnica. Según Corma en el país se podrían forestar 80 mil ha anuales.. El problema es la poca capacitación que se da a los pequeños..

"Hay una superficie entre las regiones del Maule y Los Lagos de 3,4 millones de ha en terrenos degradados y, la gran mayoría en manos de pequeños y medianos propietarios. Solucionar el tema de la asistencia técnica permitiría un gran crecimiento de la industria", sostiene Campino.

Más aún si se considera el cambio que se vive en el modelo de plantaciones, donde son precisamente los pequeños quienes están creciendo más. Resolver el tema de la propiedad de la tierra, forestar pese a los títulos de propiedad no saneados son temas clave para el desarrollo de la industria.

Y los expertos coinciden en que la nueva Ley de Fomento Forestal debe considerar las necesidades actuales de ser sustentables. Los ejes de esta nueva legislación recalcan los expertos, debieran abarcar la sustentabilidad de suelos, la captura de CO2 y la diversificación de la matriz energética. "La iniciativa debiera ser algo así como una Ley de Servicios Ambientales", dice Baldini.

Las ideas para despegar en estos temas están. Ahora hay que avanzar en concretarlas.

En 2010 los embarques podrían alcanzar los US$ 4.600 millones. Pese a ello, en 2009 la tasa de plantación decayó en un 50%, llegando a sólo 13 mil hectáreas.  
 
 
¿Y el mediano?

Para Juan Domingo Martín, de Maderas Martín, el DL 701 son una necesidad. "Debe renovarse hacia lo que conviene al sector y a los intereses del país. La Ley debe ser susceptible de modificarse de acuerdo a esas necesidades", sostiene.

Impacto de las plantaciones

Se estima que las plantaciones forestales mitigan hoy alrededor de un 25% de la emisión de CO2 del país. Si se incrementa la forestación, el indicador subiría. Las emisiones de dióxido de carbono están directamente relacionadas con la competitividad a mediano y largo plazo. Entonces, tener el control en la captura de las emisiones, sería una de las claves para el desarrollo del país.

 

Comments are closed.