La mitad de las centrales eléctricas programadas al 2014 usará carbón

Según un estudio de la Corporación de Bienes de Capital, la inversión en plantas carboneras alcanzará los US$ 13.514 millones. La Tercera, 18 de enero 2011.
Lea noticias relacionadas: Con modificaciones, Pdte. Piñera firmará hoy la norma para las termoeléctricas.
Las viudas de Ventanas.


El carbón es considerado actualmente el combustible más barato para la generación eléctrica, pero también uno de los más resistidos por las comunidades y los ambientalistas. También es la principal apuesta para incrementar la capacidad de generación del país en los próximos años.

Según un estudio de la Corporación de Bienes de Capital (CBC), el 48% de los proyectos de inversión en carpeta en el sector energético para el quinquenio 2010-2014 utilizará el carbón como combustible principal, superando ampliamente a las hidroeléctricas (27%). En cinco años, las inversiones en centrales termoeléctricas a carbón -y que tienen cronograma de obras definido, según la CBC- suman US$ 13.514 millones. Las inversiones en proyectos de generación a través de centrales hidroeléctricas totalizan unos US$ 7.698 millones.

La generación con energías "verdes" también tendrá un espacio en la matriz, con proyectos por casi US$ 3.000 millones en parques eólicos, centrales geotérmicas y plantas solares fotovoltaicas.

"Más del 90% de la nueva capacidad de generación eléctrica, prevista en función de la actual cartera de proyectos, corresponderá a 23 centrales termoeléctricas y 56 centrales hidroeléctricas", dice.

Las iniciativas a carbón se concentran principalmente en las regiones de Atacama, con US$ 4.866 millones, seguida por Biobío (US$ 3.787 millones), Valparaíso (US$ 2.975 millones), Maule (US$ 2.361 millones) y Antofagasta (US$ 2.179 millones), todas con generación en base a combustibles fósiles.

El plan de obras de la Comisión Nacional de Energía (CNE) prevé que en 2011 entrarían en operaciones las centrales termoeléctricas Calle Calle, Bocamina 2 (Endesa) y Santa María (Colbún), entre otras.

Pero según la CBC, pese a ser el sector más dinámico, la realización de los proyectos energéticos no estará exenta de dificultades, como ya mostró el caso de la Central Barrancones y la Termoeléctrica Castilla.

"La dinámica actual del desarrollo de esta cartera nos muestra que los principales proyectos termoeléctricos e hidroeléctricos presentan dificultades en sus respectivos procesos de calificación ambiental", dice.

La mayor parte de los 20.140 megawatts (MW) que aportarán todos los proyectos al sistema eléctrico chileno entrará en operaciones entre 2013 y 2017, con unos 13.500 MW.

Los actuales proyectos de inversión en el sector energético representan el 39% de los US$ 73.163 millones catastrados por la CBC a septiembre del año pasado, superando a la minería (30%) como el segmento de mayor ponderación.

Inversión en regiones

La ejecución de las principales inversiones en energía se concentrará entre 2011 y 2013, donde se prevén proyectos por unos US$ 20.475 millones. El total de inversiones en el sector energético en los años que cubre el estudio de la CBC -2010 al 2014- alcanzaría a US$ 28.513 millones, pero no todos serán proyectos de generación. La construcción de subestaciones y líneas de transmisión que cruzan varias regiones- demandará recursos por US$ 3.692 millones, un 13% del total.   
 
Coletazo de la crisis del gas

¿Por qué el carbón es el combustible preferido? La historia se remonta a la crisis del gas argentino, dice Francisco Aguirre, de Electroconsultores, cuando los cortes de suministro del energético -que en el 2004 eran aproximadamente un tercio de la matriz- obligaron utilizar unidades para respaldo y generación de emergencia en base a diésel.

Tras esa coyuntura, las eléctricas tomaron decisiones de inversión entre 2007 y 2009 privilegiando un combustible más barato. "La alternativa de largo plazo y económicamente viable a la generación con diésel fue el carbón", señala Aguirre.

Para este año se estima que entrarán en operaciones en el SIC las centrales Santa María, con una capacidad de 343 MW, y Bocamina 2 (342 MW), mientras que para el 2012 está prevista la operación de Campiche (242 MW). En el Norte Grande, en 2011 operarán las carboneras Proyecto Andina (150 MW), Hornitos (150 MW) y Angamos 1 y 2 (230 MW cada una).

 

Comments are closed.