Detectan alta cantidad de mercurio en cinco relaves abandonados en la zona urbana de Andacollo

Ministerio del Medio Ambiente trabaja para descontaminar el poblado. En Chile no hay norma que fije un límite, pero si se compara con estándares internacionales, la presencia del metal supera las cantidades permitidas. El Mercurio, 11 de septiembre 2011.


Un estudio del Cenma (Centro Nacional del Medio Ambiente) de la U. de Chile detectó la presencia de mercurio (Hg) en la totalidad de los 18 relaves que existen dentro del radio urbano de Andacollo, Cuarta Región, pero en cinco de ellos hay concentraciones más altas.

Las mediciones se realizaron dentro de un plan que realiza el Ministerio del Medio Ambiente para descontaminar el poblado, donde operan varias faenas mineras y que en 2009 fue declarado zona saturada por MP10.

Los análisis arrojaron que existen algunos puntos con concentraciones superiores a los 10 mg/kg. El problema es que en Chile no hay una norma que fije las cantidades máximas permitidas en el suelo.

Sin embargo, la doctora Isel Cortés, jefa del laboratorio de química ambiental del Cenma, explicó durante la presentación del estudio que si se comparan los resultados con estándares internacionales, en ciertos casos superan lo permitido.

La muestra más alta midió 30,34 mg/kg de mercurio, mientras que en Canadá se permite un máximo de 7mg/kg; en Australia, 15 mg/kg; México, 23 mg/kg. En la zona del País Vasco llega a 4 mg/kg.

La publicación indica que en todas las muestras -tomadas a nivel superficial- se encontró el metal, aunque en muchas en concentraciones bajo 1 mg/kg.

"Esto no significa por sí mismo que estemos en una mina de mercurio", precisó la experta al analizar los antecedentes.

El metal se utilizaba antiguamente para extraer oro mediante un proceso conocido como amalgamación. "Se pone mercurio en la zona de flotación y éste absorbe el oro. Cuando se quema el mercurio, queda sólo el oro, pero esto es sumamente tóxico (…) estos desechos se iban tirando", explica el seremi del Medio Ambiente de Coquimbo, Cristian Felmer.

Los relaves medidos están dentro de la zona urbana y se ubican a muy pocos metros de las casas y calles.

Debido a eso, el examen continúa con el análisis de más muestras, que se tomaron a dos metros de profundidad.

Los resultados estarán en diciembre y con ellos se establecerá el factor de riesgo que existe para la salud humana, pues dependiendo del tipo de mercurio presente en el suelo son los efectos que produce en el hombre.

Pese a ello, la cartera ya inició un trabajo para descontaminar el poblado y reducir el riesgo de esos relaves.

Donde se detectó mayor concentración, se tomarán medidas drásticas: ya hay una alianza con la Minera Dayton, que se comprometió a eliminar uno de los relaves existentes en un plazo de ocho meses.

"Vamos a buscar fondos del FNDR para poder sacarlos, fitoestabilizarlos (plantar árboles sobre ellos) o sellarlos con bischofita", explica Felmer.

De hecho, esta semana se entregó un árbol a cada alumno, docente y auxiliar de todos los colegios de Andacollo.

En total, son 2.500 árboles que se plantarán en los relaves y "una cantidad similar se va a plantar con Conaf en la parte urbana. Así que serán unos 5.000 unidades en la ciudad, que se notan inmediatamente", asegura el seremi.

Paralelamente, se están realizando estudios similares en las comunas de Illapel y La Higuera. En la primera se tomaron muestras a 25 sitios y "preliminarmente los resultados son mejores", adelantó la autoridad de la Región de Coquimbo.  
 
Efectos
El mercurio puede afectar el sistema nervioso y generar daño irreversible en el cerebro.
30,34 mg/kg arrojó la muestra más alta. En Canadá el máximo permitido en zona residencial es 7 mg/kg.
96 relaves hay en la comuna de Andacollo. Dieciocho de ellos están dentro de la zona urbana, a metros de las casas.
658 relaves se han contabilizado en Chile. El 57% está en la región de Coquimbo y el 24% en Atacama.


 

Comments are closed.