Pobladores de Cuncumén exigen a minera Los Pelambres responder por contaminación en la zona

Desde este martes los pobladores de Cuncumén realizan distintos cortes de camino en los accesos a la Minera Los Pelambres, frente al descontento que genera en la población las promesas y acuerdos incumplidos por la empresa. Radio Universidad de Chile, 02 de octubre de 2011.


Los pobladores de Cuncumén, un pueblo ubicado el alto Valle del Choapa, provocaron un corte en la ruta a la minera Los Pelambres la tarde el martes, que se extendió hasta las dos y media de la madrugada de este miércoles, cuando Carabineros y Fuerzas Especiales llegaron a desalojar el acceso y a reprimir a los manifestantes, quienes anunciaron que mantendrán las movilizaciones.

El bloqueo se originó por el incumplimiento de los compromisos asumidos por la minera de propiedad del grupo Luksic, que había anunciado la realización de un catastro medioambiental en la zona que permitiera analizar posibles indemnizaciones por la contaminación en cultivos y los daños a la salud generados por la actividad industrial.

Sin embargo, Pelambres decidió indemnizar sólo un grupo de vecinos lo que gatilló la molestia de los pobladores.

“El impacto medioambiental que ellos producen aquí es tremendo y no lo quieren reconocer. Nosotros somos una zona agrícola ganadera y ellos están perjudicando enormemente cualquier tipo de cultivo y las aguas. Estamos tremendamente contaminados y somos sus vecinos. Ellos fueron los que llegaron y nosotros somos originarios de este lugar. Ellos deberían pedir permiso. No nos pueden pasar a llevar así”, comentó Bildo Pizarro, dirigente de Cuncumén.

El representante de los pobladores añadió que fue la misma empresa la que se puso la soga al cuello, ya que después del derrame que ocurrió ya hace varios años, intentó dividir a la comunidad y la situación se les fue de las manos.

Una situación parecida se presentó cuando la firma decidió instalar un tranque de relave en el Valle del Pupío donde se enfrentaron a la comunidad de Caimanes. Cristián Flores, uno de los voceros de dicha localidad, explicó que “la minera no se hace responsable de las mitigaciones para el daño que hacen. Siempre tratan de tapar las cosas y compran voluntades de dirigentes y eso hace que el tiempo pase. Pero llega un momento en que las cosas revientan. Ahora pasó eso porque la comunidad de Cuncumén ya había tenido movilizaciones y quedaron en responder por los daños. Pero hasta la fecha no ha pasado nada”-

Flores añadió que en Caimanes se retomarán también las movilizaciones, ya que él y los abogados que estaban defendiendo a la comunidad hoy están enfrentando demandas de la minera. “No nos pudieron sobornar ni bajar, por lo que ahora nos están acusando de asociación ilícita”, indicó. Este juicio comenzará el próximo miércoles nueve de noviembre en la localidad de Ovalle.

Por su parte, el concejal por Salamanca, Pedro Chávez, afirmó que las comunidades de la zona son las que hoy están pagando el costo de la producción de empresas trasnacionales.

“Ellos están produciendo una gran cantidad de riqueza y no está quedando ningún aporte aquí. Lo que quieren ellos es sentar de una vez por toda a la compañía para que de todo lo que ellos generan, un porcentaje sirva de inversión para la localidad. Eso vendría a ser un royalty territorial, que es un tema que también se está analizando a nivel nacional. Donde se extraen los recursos debería quedar algo de inversión. En Cuncumén hay mucha pobreza, hay mucha gente joven que no tiene vivienda. Hay gente sin conexión de agua potable y las condiciones en las que viven son precarias”, aseguró la autoridad local.

Frente a esto los pobladores de Cuncumén anunciaron que seguirán con las movilizaciones con la esperanza de que los empresarios o las autoridades locales los escuchen, sin embargo, según advirtieron los propios dirigentes, continúan sin una respuesta concreta. 
 
 
 
 
 

Comments are closed.