Inician plan para reintroducir el toromiro en Isla de Pascua

Utilizarán mil clones de semillas obtenidas en los años 50 del último árbol que sobrevivió en el volcán Ranu Kau. El Mercurio, 23 de abril de 2012.

Utilizarán mil clones de semillas obtenidas en los años 50 del último árbol que sobrevivió en el volcán Ranu Kau. El Mercurio, 23 de abril de 2012.


Mil clones obtenidos de descendientes del último ejemplar de toromiro (Sophora toromiro) de la Isla de Pascua, desaparecido en 1960, dan forma a un banco genético que busca dar paso a una nueva estrategia en la recuperación de este emblemático árbol, materia prima favorita que los antiguos rapanuís usaron para confeccionar sus insignias de poder y representar espíritus de antepasados.
 
Se trata de un huerto para producir semillas que recuperen la capacidad prácticamente perdida de la especie de recombinarse genéticamente y que, gracias a un convenio entre la Corporación Nacional Forestal (Conaf) y la forestal Mininco, será inaugurado este mediodía en la reserva nacional Lago Peñuelas por el ministro de Agricultura, Luis Mayol.
 
"Contamos con más experiencia y nuevas tecnologías en viveros", señala el director de Conaf en la Quinta Región, Pablo Mira, al hacer referencia a los esfuerzos que desde hace años la corporación está realizando para reintroducir la especia a la ínsula.
 
En algunos años, este "huerto semillero clonal" comenzará a mandar semillas a Pascua con la certeza de que el material que se plante en la isla corresponda en 100% a la Sophora nativa.
 
Los mil esquejes fueron cultivados en un vivero en Los Ángeles (VIII Región), y llegaron la semana pasada a Peñuelas.
 
El ingeniero agrónomo de Mininco, Jaime Espejo, logró reproducirlos de seis plantas, cinco de ellas provenientes del jardín botánico de Viña del Mar (JBVM) y una de su similar de Gotemburgo (Suecia). Todas provienen del último árbol que -en el cráter del volcán Ranu Kau- logró sortear la voracidad de 80 mil ovejas que arrasaron con la vegetación nativa remanente de la isla tras ser introducidas a inicios del siglo XX por la ganadera Williamson & Walfour.
 
Fueron el aventurero noruego Thor Heyerdahl y el botánico chileno Efraín Volsky los que, en los años 50, rescataron semillas del ejemplar antes de que muriera, dando origen a esas líneas genéticas sueca y viñamarina.
 
El año pasado, la fundación Mata Ki Te Rango, el JBVM y Conaf lograron hacer germinar, por primera vez en 70 años, ejemplares plantados en las laderas del Ranu Kau.
 
En 1995, un total de 162 matas de Sophoro toromiro cultivadas en laboratorios europeos fueron trasplantadas en la isla por el Toromiro Management Group, un grupo internacional de jardines botánicos. Pero plantas, dotadas todas del mismo pool genético proveniente del ejemplar muerto en 1960, sucumbieron al hoy agreste ecosistema de la isla.
 
La apuesta actual es que el huerto de Peñuelas sea el laboratorio para someterlos a cruzamientos controlados para producir semillas, esperando recuperar su capacidad de generar variabilidad genética y, por ende, de adaptarse a condiciones medioambientales adversas, según explica el ingeniero Jaime Espejo.

Comments are closed.