En abril concluirá retiro de los últimos 3.500 cerdos desde Freirina

Gran parte de los trabajadores foráneos y contratistas se fueron, lo que generó caída en las ventas del comercio. El Mercurio, 24 de marzo de 2013.


En la planta de cerdos de Agrosuper en Freirina se ve poco movimiento, luego que en diciembre pasado la empresa anunciara la paralización indefinida del complejo. Dentro del recinto, apenas 40 personas siguen cuidando a las 3.500 hembras -cuando estalló el conflicto por malos olores en mayo de 2012 había 480 mil cerdos- que aún siguen dentro del grupo de reproductoras "La Fragua".
En mayo de 2012 comenzaron las protestas con tomas de la ruta entre Vallenar y Huasco, lo que llevó al Ministerio de Salud a decretar la prohibición de funcionamiento. En diciembre pasado, los vecinos volvieron a cortar la ruta, exigiendo la salida de la empresa de Freirina.
Hoy, gran parte de las instalaciones está vacía. De domingo a jueves se trasladan animales hacia una faenadora en O’Higgins, a un ritmo de entre 400 y 600 ejemplares. Así, a mediados de abril ya no quedará ningún cerdo en Freirina.
La fecha era a fines de febrero, pero se retrasó por una toma de los ex trabajadores.
Los empleados que siguen dentro se encargan de mantener el complejo sistema de alimentación de los animales y controlar hasta los mínimos detalles de ventilación y temperatura. Cuando se hayan llevado todos los chanchos, se irán despidiendo paulatinamente y luego sólo quedarán unas 10 personas en cargos administrativos y una cincuentena de vigilantes.
El despido de más de 400 personas provocó protestas de los ex trabajadores, muchos de ellos mujeres, quienes no pueden irse a la minería. El 8 de marzo los ex empleados depusieron su toma: "Llegamos al punto de parar esto un poco, que se calme todo esto (…) La idea es que ellos puedan sacar las hembras", dice el vocero Heriberto Rivera.
Ni olores… ni gente
Río de Janeiro es la principal avenida de Freirina. Hace meses sus calles rebozaban de gente, pero también el olor era nauseabundo. Hoy el panorama es totalmente opuesto: no hay olores y tampoco personas.
Varios avisos de arriendo se ven en ventanas y los comerciantes dicen ser los más afectados. "Han bajado las ventas. Antes hacía entre $90 y $100 mil al día y ahora es entre $30 y $40 mil. Como arrendaban, los trabajadores venían por acá y compraban", dice Marcela Rojas, del bazar "El Genio".
Leonel Cepeda, ex alcalde (DC) de Freirina entre 1992 y 2008 y actual dueño de una botillería, asegura que "si hablamos de un 100%, bajamos a un 10%. Volvimos a ser lo que éramos hace unos cinco años. No tenemos ninguna posibilidad de desarrollo o progreso y eso está afectando a todo nivel".
"Acá, por ejemplo, en la mañana vendía $300 o $400 mil y ahora con suerte llego a $150 mil. Ahora está pelado y así pasa por horas", dice Mariela, dueña de un supermercado.
"Hubo un quiebre (en la comunidad). Nosotros nunca nos hemos opuesto a que la empresa esté en la zona; por lo que luchábamos era contra los olores", dice Eugenio Destefani, director de la escuela Emilia Schawabe -que comenzó con las protestas en 2012-, sobre la división entre quienes querían que Agrosuper siguiera operando sin olores y quienes optaron por que se vayan.
El directivo también asegura que "hay dos factores que influyen en la depresión. Uno es el bypass , por lo que los vehículos ya no entran a Freirina y siguen directo a Huasco; eso ha deprimido el comercio. Y Agrosuper, porque ellos daban trabajo a mucha gente".
Para el alcalde César Orellana, la situación tiene matices. "Setenta trabajadores eran de Freirina, el resto de Vallenar y Huasco. Entonces, ¿tengo que sacrificar a los 6.000 habitantes de la comuna con ese olor a mierda para que los habitantes de comunas vecinas tengan trabajo? No me parece justo, enfatizó la autoridad.

Comments are closed.