Argentina irá otra vez a La Haya por caso de papelera uruguaya

Recrudece tensión por planta limítrofe. El gobierno del Presidente Mujica autorizó de forma unilateral un incremento de la producción. El Mercurio, 03 de septiembre 2013.;


El conflicto entre Argentina y Uruguay por la planta de pasta de celulosa de la finlandesa UPM (ex Botnia) recrudeció ayer, tras la decisión del gobierno uruguayo de autorizar un aumento de producción en la empresa y la de Buenos Aires de acudir nuevamente a la Corte Internacional de La Haya.

"La decisión unilateral del Uruguay deja a nuestro país en la obligación de recurrir a la Corte de La Haya, ya que afecta la soberanía ambiental, viola los tratados entre ambas naciones y la propia sentencia de la Corte", dijo el canciller argentino, Héctor Timerman, en una breve declaración a la prensa.

El Presidente uruguayo, José Mujica, anunció ayer su autorización para que la planta UPM, situada en la localidad uruguaya de Fray Bentos, frente a la ciudad argentina de Gualeguaychú, incremente su producción en unas 100.000 toneladas anuales siempre que cumpla con una serie de requisitos en materia medioambiental.

Al hacer su anuncio ante la prensa, Mujica señaló que "la función de gobernar, a veces" obliga a tomar "decisiones dolorosas" ya que hay que "priorizar el interés nacional" pese a que eso pueda afectar "otros factores que también son importantes", según informó EFE.

Sin embargo, recalcó que "a mí me duele mucho, seguramente que puede crear tensión, mal entendido, pero nadie va a separar de mi corazón el cariño y el respeto que le tengo al pueblo argentino".

Por este conflicto, Argentina había recurrido ya en 2006 a la Corte de La Haya, que en 2010 determinó que la planta no contaminaba pero que Uruguay no había informado debidamente a Argentina sobre los detalles de la construcción. El fallo ordenó, además, crear una comisión conjunta que para vigilar y controlar la contaminación en el entorno de UPM

Previo al anuncio de Timerman, Mujica y la Presidenta argentina, Cristina Fernández, se reunieron el lunes en Buenos Aires y este martes lo hicieron, también en la capital argentina, el propio Timerman y el canciller uruguayo, Luis Almagro.

"En la reunión con el canciller Luis Almagro, la Argentina solicitó seguir dialogando y no caer en la lógica del enfrentamiento, pero Uruguay no respondió", dijo Timerman, según consignó el diario porteño La Nación en su edición online .

El ministro aseveró que "Argentina lamenta que los intereses de la empresa se hayan convertido en tan poderosos que condicionan la relación con Uruguay".

Timerman enfatizó que la semana que viene su gobierno presentará un informe completo de la contaminación que produce UPM, afirmando que existen "violaciones" al medioambiente por parte de la planta que se constatan en las altas temperaturas en las aguas, y altos contenido de fósforo, presencia de pesticidas y de cromo. 

Desde 2006, vecinos y ambientalistas de la ciudad argentina de Gualeguaychú bloquearon durante casi cuatro años el tránsito en un puente que cruza el fronterizo río Uruguay.

 

Comments are closed.