Preocupante alza en mortandad de abejas en Bío Bío aún no tiene causas

Próxima semana SAG e Indap presentan informes. Hipótesis hablan de un medicamento que no funcionó y la falta de alimento, producto del incendio en Quillón. El Diario de Concepción, 11 de octubre 2013.;


A la espera de dos estudios se encuentran los apicultores y autoridades de la Región del Bío Bío para dilucidar las causas del alarmante aumento de la mortandad que han presentado desde septiembre las abejas en la zona.

Para la próxima semana se espera el diagnóstico del Indap, mientras que el SAG está en la última etapa de recabación de datos para que sean analizados en Santiago y entregado a mediados de mes.

Y aunque ambos análisis se focalizan en apicultores de Quillón, quienes fueron los primeros en encender las alarmas, según el gremio que reúne a los productores, Biomiel, se han presentado casos en Bulnes, Arauco, Santa Bárbara, Los Ángeles y Santa Juana, por lo que la primera tesis sobre un daño ambiental puntual se descartó por la lejanía entre las comunas afectadas.

Sin embargo, tanto desde el Indap, donde suman 857 usuarios con producción de miel en algunos de sus programas de apoyo a comunidades rurales, como desde el SAG, donde registran 1.697 apicultores que exportan miel desde la Región, explicaron que hasta el momento no hay nada concreto y que sólo las muestras y trabajo en terreno podría dar pistas.

El sector no es menor. Los cerca de 2.200 apicultores registrados en el último censo, suman 10 mil colmenas y producen un tercio de la miel en Chile, con algo así como 3 mil toneladas al año.

La preocupación partió porque en una temporada normal, la mortandad “natural” bordea el 20%, pero en esta temporada superó incluso el 80% en algunos casos.

Las hipótesis A pesar de eso, los apicultores y expertos ya manejan algunas hipótesis. Marcelo Rodríguez, presidente de Biomiel A.G. asegura que fue en la reciente invernada, que se extiende entre mayo-junio y finaliza con el comienzo de la primavera, cuando “un medicamento no dio resultado, el Cumavar que es para la avarroa (ácaro que succiona la sangre de las abejas y las debilita, dejándolas expuestas a nuevas y graves enfermedades. El principio activo no hizo el efecto que se esperaba. También por falta de alimento, acuérdese que con el incendio en Quillón murió mucha flora y esa es justamente la zona con mayor mortandad.

Y, por último, mucha de la gente que ha registrado los más altos índices de mortandad son porque no tienen asesoría técnica o la que tienen no es la que requieren.

La mayoría son prodesales y la asesoría técnica en los prodesales es multirubro donde no hay especialistas apícolas, y no manejan muy bien algunos conceptos”.

Incluso, esto no dista mucho de lo que creen en el SAG. A mediados de agosto la entidad a cargo del control de plagas, cuando informó del inicio del estudio en Quillón, aseguraba que por las denuncias que se han recibido en los últimos años y en base a los monitoreos realizados en la Región del Bío Bío no se ha podido constatar una disminución de las producciones de los apiarios de la región, y la principal explicación a las muertes de las abejas tiene un origen multicausal: manejo deficitario de las colmenas (sin suplementación de alimento en épocas invernales), disminución de la flora regional (la zona fue afectada hace un tiempo por un incendio forestal de grandes proporciones), deficitario control de enfermedades endémicas, principalmente Nosemosis y Varroasis y factores climáticos adversos, con una primavera y verano con lluvias y temperaturas altas, lo que podría aumentar la mortalidad de las abejas.

Por su parte, Ricardo Acuña, del Centro de Investigación Apícola Abejas del Bío Bío, agrega que en Chile es difícil que haya antecedentes científicos que puedan corroborar si el SAG se equivocó en certificar un medicamento.

“Siempre son conjeturas.

No esperes que en este gremio entreguen respaldos técnicos. Hay gente que le echó la culpa a un medicamento vencido y que aparentemente ellos lo usaron y eso explica la muerte de las abejas”.

Pero el experto tiene otra mirada. “Yo creo que quien está matando a las abejas, es el polen contaminado. En la agricultura en general se están aplicando distintos productos químicos y lo están absorbiendo las plantas y lo transfieren al polen”. Curiosamente, dice Acuña, las abejas se están muriendo al inicio de la primavera, justamente cuando consumen el polen almacenado en el verano anterior.

En la misma línea opina el docente de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad San Sebastián, René García. “Hay sospechas de que pudiesen ser los pesticidas, pero la verdad es que no se puede opinar mucho hasta que el SAG entregue los resultados”. En lo que sí hizo hincapié el experto -y apicultores que Chile está obligado a cumplir con una serie de medidas de inocuidad para poder exportar la miel.

Según datos de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias, durante la temporada pasada, se exportaron desde la Región del Bío Bío un total de 1.461 toneladas de miel.

Los principales destinos fueron Alemania, Luxemburgo y Suiza. En total, significaron ventas por US$ 4 millones.

Según Marcelo Rodríguez, de Biomiel, “no nos estamos haciendo expectativas con que sea una temporada muy buena la del 2014, tenemos que esperar las cosechas que empiezan en diciembre. Estamos cruzando los dedos para que esta temporada sea buena”. 

A la espera del laboratorio. Emergencia agrícola es opción.

Consultado el SAG, contestaron que el estudio que recogió los casos de 39 de los 64 apicultores registrados en la comuna de Quillón, está “actualmente finalizando las visitas a terreno, oportunidad en la cual profesionales del Servicio inspeccionan y toman muestras en cada uno de los apiarios y se aplica una encuesta epidemiológica al productor /apicultor. Este estudio se encuentra en la etapa final de visitas a terreno, esperamos que concluya a mediados de la próxima semana, para continuar con la elaboración del informe final. Las muestras tomadas se envían al Laboratorio Lo Aguirre del SAG en Santiago”.

El otro organismo que también encargó un informe fue el Indap. Fernando Acosta, director regional, dice que aunque esperan el diagnóstico del experto Orlando Aguayo, “hay una mezcla de factores como problemas de manejo o el mismo tema del incendio en Quillón.

Pero ahora estamos en el análisis técnico para hacer una aclaración”. Además, en el caso de encontrar razones fundadas, se debe iniciar todo un proceso administrativo para destinar recursos a las zonas afectadas. Y todo eso pasa porque el Ministerio de Agricultura, en Santiago, emita un decreto declarando emergencia agrícola.

10 MIL COLMENAS existen en la Región, según el gremio que reúne a los apicultores, Biomiel A.G.
1.697 EXPORTADORES de miel tiene registrado el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) en la Región del Bío Bío.
35% de la miel a nivel nacional se produce desde la Región, tanto para consumo nacional como para exportación.
Sólo en Quillón se están realizando estudios. Sin embargo, Santa Juana, Arauco, Los Ángeles y Santa Bárbara también han presentado problemas.

Decreto nacional

Sólo con un decreto de emergencia del ministro de Agricultura se pueden destinar fondos especiales, si es que hubiese motivos.
20% de mortandad es una tasa normal, pero según se ha denunciado hasta ahora, hay casos donde sectores completos presentan una muerte del 80% de sus colmenas.

 

Comments are closed.