Playa Paraíso: los riesgos por altos niveles de minerales

CÁNCER. Especialistas advierten sobre los efectos de metales pesados en la salud de las personas. El Mercurio Antofagasta 12 abril 2014.


En alerta está el Colegio Médico por los altos niveles de metales pesados registrados por científicos de la Universidad de Antofagasta (UA) en la concurrida Playa Paraíso.

Esto, porque según el gremio de los facultativos, las grandes concentraciones de plomo y cadmio detectadas en el estudio de la UA, pueden generar consecuencias perjudiciales para la salud de las personas.

Así lo manifestó el presidente regional del Colegio Médico, doctor Aliro Bolados, quien explicó que cuando el plomo ingresa en el cuerpo de los seres humanos, este mineral puede desatar patologías de carácter grave.

DAÑOS
“El plomo puede producir cáncer, malformaciones y trastornos neurológicos en los niños, según las investigaciones científicas que se han realizado”, precisó el profesional.

Una similar situación ocurre con el cadmio, que en el organismo puede desatar cáncer y otras sedas enfermedades.

“El cadmio es cancerígeno y también puede generar problemas a nivel neurológico”, acotó el doctor Bolados.

El médico detalló que, en lo referente al plomo, este mineral ingresa al organismo y penetra hasta el sistema óseo, donde comienzan a desarrollarse las consecuencias negativas.

“El plomo se deposita en los huesos, especialmente en personas jóvenes que están en crecimiento. También produce una serie de otras patologías generadas por la intoxicación crónica de este metal”, advirtió el presidente del gremio.

CÁNCER
El encargado del Laboratorio de Microbiología de Sedimentos de la UA y autor del estudio, Gabriel Castro, coincidió con el doctor Bolados, argumentando que los metales pesados pueden gatillar malformaciones congénitas, problemas sanguíneos y cáncer.

Además, el investigador aseguró que el cadmio puede impactar de tal manera el organismo, produciendo daños a nivel neurológico y cerebral, especialmente en los menores.

“Este metal pesado, en altos niveles, puede ocasionar induso retraso mental en los niños. No obstante, hay que dejar en claro que los efectos son a largo plazo, es decir, de 20a 30 años”, subrayó el experto de la UA.

Gabriel Castro afirmó que los minerales detectados en la Playa Paraíso pueden afectar a las personas, si éstas consumen los moluscos y otras especies que están altamente impactadas por la contaminación.

“Los animales impactados traspasan los metales pesados a las personas, quienes mediante un proceso de bioacumulación, almacenan estos elementos en sus organismos”, sostuvo.

Sin embargo, según el científico, también existe el riesgo de daño en los niños, especialmente cuando juegan en la arena. “Hay probabilidad de que los menores puedan bioacumular estos metales en sus tejidos, desde los sedimentos que contienen los elementos químicos”, agregó.

Respecto al incremento del plomo y el cadmio en la playa artificial, el académico de la Facultad de Ciencias del Mar y Recursos Naturales de la UA y coautor del estudio, Jorge Valdés, dijo que es necesaria la realización de nuevas investigaciones.

Esto, a fin de estimar cuánta es la cantidad y hasta qué profunclidad están acumulados los metales pesados en la Playa Paraíso. A su vez, Valdés instó a las autoridades para que desarrollen un monitoreo permanente de los niveles de estos químicos.

ANÁUSIS
El doctor Abro Bolados expresó su extrema preocupación por el asunto, sobre todo cuando ya cuentan con antecedentes de la presencia de plomo, cobre y zinc en calles y viviendas de la capital regional.

“Vamos a poner todos estos nuevos antecedentes en manos de las autoridades, a objeto que inicien una investigación en la Playa Paraíso (…) Esta situación hay que repararla y eliminar esos contaminantes”, finalizó el facultativo.

Plomo y cadmio en el balneario

El estudio de la Universidad de Antofagasta (UA) arrojó que la presencia de cobre, zinc. níquel, cadmio y plomo en la Playa Paraíso. Del último mineral se registró una concentración media de 454 ppm (partes por millón) en el sedimento marino. cuando lo máximo permitido por la normativa norteamericana es 218 ppm. En el caso del cadmio, los análisis registraron la presencia de 103 ppm, a diferencia de lo recomendado que es 10 ppm. Las investigaciones científicas aseguran que superando la norma, los efectos en el medio ambiente son perjudiciales.

Comments are closed.