Rusia modificó vetos relacionados con salmónidos

Entre las medidas se encuentra el levantamiento de la prohibición que pesaba sobre dos salmonicultoras chilenas para la importación de sus productos. Fuente: Aqua 20 de agosto de 2014.


El Gobierno ruso anunció este miércoles 20 de agosto la exclusión de varios productos de la larga lista de alimentos que prohibió importar desde la Unión Europea (UE), Estados Unidos, Canadá y otros países que han impuesto sanciones contra Rusia por su implicación en la crisis ucraniana.

A través de una nota de prensa, el Ejecutivo detalló que se levantó el veto a la importación de leche y productos lácteos sin lactosa, patatas, cebolla, maíz híbrido dulce y guisantes -todas estas hortalizas para siembra-, alevines de salmón y trucha, suplementos alimenticios y complejos vitamínicos.

Sin embargo, el Gobierno ruso precisó que la prohibición de importar pescados se aplicará también a los peces vivos, con la excepción de la entrada de alevines de salmón Atlántico y de trucha.

La semana pasada, el viceprimer ministro ruso, Arkadi Dvorkóvich, adelantó que se modificaría la lista de productos prohibidos por el impacto que su ausencia en el mercado tendría para ciertas categorías de la población.

Por su parte, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha defendido en reiteradas ocasiones la prohibición de las importaciones occidentales introducida el pasado 7 de agosto en respuesta a la sanciones contra Moscú. “Nuestras acciones son: en primer lugar, legales; en segundo, fundadas; y además irán en beneficio de la economía”, adujo Putin, precisando que están analizando “medidas adicionales” para hacer frente a la hipotética puesta en marcha de nuevas sanciones desde Europa o Estados Unidos.

Salmonicultoras

En tanto, el Servicio Federal de Control Veterinario y Fitosanitario de la Federación Rusa (Rosseljoznadzor) dijo haber decidido levantar la prohibición que pesaba sobre dos salmonicultoras chilenas para la importación de sus productos. Estas son Salmón Andes y Acuinova, veto que estaba suspendido desde la semana pasada, luego que las autoridades rusas detectaran Escherichia coli en algunas de las cajas importadas.

Según informó el sitio electrónico de RiaNovosti, el Rosseljoznadzor puntualizó que “recibió materiales sobre investigaciones realizadas y medidas tomadas que indican que las compañías cumplen actualmente con las exigencias sanitarias de Rusia”.

Para Acuinova puede ser una buena noticia de cara a mejorar sus ratios de venta, toda vez que Rusia mantiene prohibida la importación de pescado español y, a causa de la crisis con Ucrania, a todos los alimentos procedentes de la Unión Europea. Como publicó Faro de Vigo este miércoles, la venta de la filial de Pescanova que opera en Chile se ejecutará cuando su administradora concursal -o síndico- considere que la oferta es suficiente para resarcir a los acreedores. Si Acuinova se vende a un precio bajo -que puede suceder si la biomasa está enferma o mal alimentada-, el precio de venta caería de forma notable y no permitiría recaudar lo necesario para devolver, solo a Pescanova, unos EUR$40 millones.

La prohibición de Rusia a la importación de productos alimentarios desató la inquietud de grandes firmas como la noruega Marine Harvest, primera productora mundial de salmónidos. Por este motivo, si Acuinova puede ocupar parte de ese vacío comercial -el embargo durará un año- puede elevar su precio de salida y permitir a la multinacional gallega recibir una especie de precio justo por su liquidación. A nivel general, las exportaciones de productos de Pescanova a Rusia no son significativas, detalló el citado diario español.

Comments are closed.