Carbón hace caer costo de generación eléctrica en el norte

A continuación vea cifras oficiales del Ministeriode Energía. Fuente: Diario Concepción 29 marzo 2015.


Costo marginal es un 45% más barato que en el centro-sur. Sequía agudizó la “carbonización” de la matriz energética, y la energía verde, competitiva en precio, es todavía marginal en la generación.

La llamada “carbonización” de la matriz energética chilena es una realidad que tendrá poca variación en los próximos años. El uso del carbón para generar electricidad representaba el 9,1% en 2003 y hoy su aporte bordea el 26% en el Sistema Interconectado Central (SIC).

Factores como la menor disponibilidad de lluvias contribuyeron al fenómeno, pero también el precio: el carbón es la fuente de energía más competitiva dentro de los combustibles para las termoeléctricas, por su menor costo de operación en relación con unidades a gas y a diésel. De hecho, el costo marginal para generar electricidad en el Sistema Interconectado del Norte Grande (Sing) es 45% inferior a los costos del las plantas del centro sur (SIC). En el Sing el carbón es el combustible más utilizado para generación eléctrica (ver gráficos a la derecha).

Las centrales a carbón ubicadas en el Sing representan la base de la generación eléctrica, que es complementada con la generación de centrales a petróleo y gas natural. Así, pese a las quejas de los ambientalistas, el carbón se ha tomado la matriz eléctrica y se hace necesario contar con un tipo de generación de base eficiente.

“Las Energías Renovables No Convencionales (Ernc) ayudarán a disminuir esta dependencia, pero no será capaz de sustituirla completamente ya que aún se necesitará generación de respaldo para aquellas horas y días en que no se cuente con el recurso Ernc”, explica Claudio Roa Sepúlveda, director del Diplomado de Mercados Eléctricos UdeC. Al tener que elegir cuál tecnología entrega generación económica y de rápida respuesta, el carbón vence la competencia. Roa agrega que la carbonización de la matriz no es mala en la medida que se incorporen todos los elementos de contención ambiental, incluidos los domos en las canchas de acopio.

“El tema pasa por la contención de los gases invernadero (COx), ya que la tecnología actual es muy cara. Por lo tanto, ésta es una decisión país. Nuevamente, las Ernc ayudarían a reducir la necesidad de la operación con generación carbonera”, explica Roa. Las unidades Ernc tienen menor costo marginal que las carboneras, pero su presencia en la matriz actu es pequeña y la gran pregunta es cómo componer el conjunto de unidades convencionales y no convencionales, respetando las normas ambientales.

Claudio Zaror, también académico en la UdeC, va en la misma línea: “Desde el punto de vista energético, el carbón no es ningún demonio, si se utilizan las tecnologías de punta que se han desarrollado, justamente, para contrarrestar los problemas asociados a este sector productivo.

Con las modernas tecnologías que existen hoy se puede maximizar su eficiencia de conversión a electricidad, reducir el consumo específico de carbón y reducir los impactos ambientales a niveles compatibles con las exigencias más estrictas”.

Permiso social

Si bien el carbón es competitivo económica y tecnológicamente, está demonizado por su larga historia contaminante.

Hoy, cualquier proyecto de termoeléctrica con ese combustible debe pasar por un largo proceso para obtener la autorización de la autoridad y – más duro aún- el permiso social. Conspira en restricciocontra de estos proyectos el hecho de que en Chile aún persisten algunos problemas, como la tendencia a minimizar la inversión sin que se internalicen efectivamente las externalidades negativas, como la mayor emisión de gases de efecto invernadero asociadas a cada MWh de electricidad en base a carbón. “Ello se podría reducir a futuro con un aumento de la eficiencia de transformación energética y tecnologías de captura de CO2. Estas tecnologías existen, pero los generadores no están interesados en implementarlas, ya que no existen mayores restriccio paunes al respecto”, sentencia Zaror. “Los impuestos verdes a las emisiones de CO2 sólo serán efectivos si existen incentivos adicionales para el uso de tecnologías que reduzcan las emisiones”.

En concreto, dado que la inversión inicial y los costos operativos son menores que eneren otras tecnologías, además de requerir un tiempo de desarrollo menor y poder ubicarlas cerca de los centros de consumo (al contrario de las que usan fuente hidráulica), las centrales termoeléctricas seguirán atractivas para los inversionistas. Por ende, estas centrales seguirán en la pauta de las comunidades y de la autoridad reguladora. “La clave aquí es no es priorizar un modelo de generación por sobre otro, sino que diversificar nuestra matriz, utilizar toda la tecnología disponible para reducir el impacto ambiental y finalmente bajar los costos de la energía eléctrica”, enfatiza la seremi de Energía, Carola Venegas. Al fin y al cabo, por generación económica y de rápida respuesta, la tecnología a carbón presenta ventajas.


FUENTE energética del mundo en 2030, se estima que el carbón producirá un 28% de la electricidad, siendo superado sólo por el petróleo, con un 34%.

-El rol del carbón en Chile y el caso de Alemania

El carbón llegó al tercer lugar como fuente de generación más usada en la matriz energética chilena. La baja en su precio y la incorporación de otras fuentes como las Energías Renovables No Convencionales (Ernc) marcaron el 2014.

De acuerdo a los datos de Generadoras de Chile A.G., el carbón actualmente registra 4.494 MW instalados en el SIC y el Sing, detrás del gas natural con 5.139 MW, y de la hidroelectricidad (de embalse y de pasada) que anota un total de 6.377 MW. La caída en los precios del mineral a nivel mundial ha significado un impulso hacia ese combustible para generación eléctrica.

Alemania, mayor potencia energética de Europa, lleva un programa de construcción de termoeléctrica a carbón equivalente a toda la demanda (SIC y Sing) en Chile.

Comments are closed.