G7 intentará poner fin al uso de los combustibles fósiles

El acuerdo busca reducir para 2050 las emisiones de CO2 de un 40% a un 70%.


El debate en torno al calentamiento global y cambio climático hace años que se convirtió en un tema de discusión a nivel internacional. En la última reunión del Grupo de los Siete (G7), la anfitriona Angela Merkel, puso fin a la cumbre con una alianza entre los países más industrializados del mundo donde acordaron comenzar a desvincular a sus economías de la energía basada en combustibles fósiles.

Dicho acuerdo se posiciona como un importante paso en la batalla contra el calentamiento global que mejora los posibilidades de un acuerdo sobre cambio climático este año. Con ello las principales economías del planeta buscan reducir para el 2050 las emisiones de CO2 de un 40% al 70% con respecto a las de 2010, y se comprometieron a hacer todo lo posible para “lograr una economía mundial sobria en carbono a largo plazo”.

Las formulaciones utilizadas reflejan compromisos “ambiciosos y realistas”, dijo el presidente francés, François Hollande. Con dicho anuncio Angela Merkel renovó sus credenciales como “la canciller del clima”. Ya en años anteriores países europeos habían llegado a un acuerdo para reducir las emisiones de CO2 para 2020 en un 50%.

Sin embargo, y a medida que se acerca la fecha límite, la meta parece no estar cumpliéndose. En 2011 las emisiones globales de CO2 batieron el record, arrastradas por China. Así en su momento el director del la Plataforma Económica Internacional de Energías Renovables (IWR por su sigla en alemán) dijo: “Si mantenemos esta tendencia, las emisiones de CO2 crecerán un 20% en 2020”.

Asimismo, según un estudio publicado por London School of Economics, China, que ya es el primer productor mundial de dióxido de carbono y otros gases responsables del efecto invernadero, con aproximadamente el 25% del total mundial, alcanzará su máximo en el año 2025, con una emisión de 12.500-14.000 millones de toneladas equivalentes de CO2.

Sin embargo, “el resultado sugiere que es cada vez más probable que el mundo evite un calentamiento global de más de 2ºC respecto a los niveles preindustriales”. El objetivo de limitar ese incremento depende “de la capacidad de China para reducir sus emisiones a un ritmo sostenido tras alcanzar su máximo”, agregan los autores del estudio.

Comments are closed.