Autoridad ambiental aprueba terminal GNL y desata protesta

Según la propia entidad evaluadora, la votación por parte de la Comisión es inminente, mientras que detractores mantienen su postura antagónica. Fuente: Diario de Concepción, 23 de junio de 2016.


La vocera de la Coordinadora Penco Lirquén, Camila Arriagada, planteó que están en contra de la instalación de un terminal de GNL en la bahía de Concepción, ni en ningún otro sector, argumentando que sus impactos ambientales son significativos, y se relacionan con emisiones atmosféricas, hasta daño a fauna y flora marina.

‘No es verdad que el GNL sea un combustible más limpio que el diésel o el carbón, se trata de manipulación de información y por eso estamos acá, pidiendo explicaciones al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), que recomendó aprobar el proyecto de Biobiogenera’.

Las declaraciones las realizó fuera de las oficinas del SEA, organismo técnico que recomendó aprobar esta iniciativa a través de su Informe Consolidado de Evaluación (ICE), insumo donde se detalla cada argumento a partir de observaciones realizadas y que servirá de base para que los integrantes de la Comisión Evaluadora, presidida por el intendente Rodrigo Díaz, vote en definitiva este proyecto, que según el propio SEA, se realizará en el corto plazo. Otro argumento en contra de los detractores es que la empresa fraccionó el proyecto, recordando que el titular lidera además la central El Campesino, a ubicarse en Bulnes, la que funcionará con el GNL que llegará al terminal de Penco- Lirquén.

Argumentos del SEA

En relación al término de la consulta indígena, el Servicio de Evaluación Ambiental explicó que se procedió al cierre de este proceso, pues se descartó la generación de un impacto ambiental significativo respecto de la asociación indígena Koñintu Lafquen Mapu. Este era el último escollo que debió sortear la empresa Biobiogenera, que ahora ve el camino más despejado hacia una definitiva votación.

Cabe recordar que la empresa retiró su Estudio de Impacto Ambiental en noviembre de 2013, cambiando incluso el nombre del proyecto, de Octopus a Terminal GNL Penco-Lirquén. Esto, tras una serie de cuestionamientos a la iniciativa energética que en ese entonces lideraba Australis Power, hoy Biobiogenera. Según fuentes de la propia empresa, esto significó un punto de inflexión, y una oportunidad para proponer un proyecto mejorado, atendiendo a varias observaciones ciudadanas, por lo que el proyecto presentado finalmente era uno mucho mejor, aseguraron en su oportunidad.

Volviendo a los argumentos del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de la Región del Bío Bío, que elevó el denominado Informe Consolidado de Evaluación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto Terminal GNL Penco Lirquén (US$165 millones), que la empresa BioBiogenera busca concretar en la bahía de Concepción, el SEA argumenta en éste que el proyecto cumple con la normativa de carácter ambiental aplicable.

También especifica que la iniciativa cumple con los requisitos de otorgamiento de carácter ambiental contenidos en los permisos ambientales sectoriales aplicables. Asimismo, se explica que la empresa propone medidas apropiadas, que se hacen cargo de los efectos, características o circunstancias, establecidos en las letras b, c y d del artículo 11 de la Ley 19.300 de Bases del Medio Ambiente. Firma este informe consolidado, el director regional, Nemesio Rivas.

Cabe recordar que Biobiogenera lidera además el proyecto central a gas natural El Campesino (US$804 millones), a ubicarse en la comuna de Bulnes, la que se nutriría del energético que llegaría por barco al terminal, y transportado vía gasoducto hasta Bulnes, de manera de asegurar la operación de la central, cuya capacidad instalada está pensada en 640 MW, y cuya tramitación ambiental aun no concluye en el SEA.

Observaciones

Dentro de las observaciones ciudadanas, destacó la relacionada a la seguridad en la operación del terminal, sobre todo lo relacionado con el escenario que se pudiera configurar ante un eventual sobre stock de GNL, ya sea por falta de demanda u otra razón.

El SEA explicó en su ICE que la respuesta de la empresa fue satisfactoria en el sentido de asegurar que eso está cubierto, ya que existen varios sistemas para enfrentar esta eventual situación y, que en caso de existir este sobre stock, el combustible se quema, asegurándose que no existirá almacenaje alguno del energético.

Otra situación compleja se relaciona con un eventual impacto a las áreas de manejo adyacentes ubicadas en Penco y Lirquén. En este sentido, se aseguró que las faenas serán transitorias, no distinguiéndose efectos en la fauna o medio marino, debido, precisamente, a esas características.

GNL

Lo que está detrás de este proyecto y de otro ingresado a evaluación, es la vuelta del GNL a la Región del Bío Bío. Fue el propio ministro de Energía, Máximo Pacheco, quien informó que el Estado ya descartó participación en este propósito, dejando en manos de privados la construcción y operación de terminales gasíferos, para cubrir demanda industrial y residencial de la Región y parte del sur de Chile.

– 165 millones de dólares es la inversión que Biobiogenera espera realizar para construir un terminal de GNL en la Bahía de Concepción, que sería nutrido a partir de barcos regasificadores.

– Argumentos en contra
Entre otros, afectación a la actividad pesquera y turística de la zona, y peligros asociados a la operación para los habitantes.

– Razones fuerza de la empresa
Operación limpia, segura, con control de rebalses de combustibles que se usarán para la operación del terminal.

Javier Ochoa

Comments are closed.