Identifican 25 conflictos en las comunas de Quintero y Punchuncaví tras derrame

Trabajo que recopiló la opinión de autoridades, expertos y comunidad por el vertimiento de crudo del 2014 revela polución existente y plantean 122 medidas de solución en la zona. Fuente: El Mercurio de Valparaiso, 11 de julio de 2016.


Después de casi dos años de trabajo -luego del derrame de petróleo ocurrido el 24 de septiembre del 2014 en la bahía de Quintero, que contaminó a más de 10 playas en el litoral central por el vertimiento de 38 mil litros de combustible-, las autoridades regionales y expertos en conjunto con la comunidad de Quintero y Puchuncaví concluyeron el anteproyecto del Plan de Recuperación Ambiental y Social (PRAS) para la zona. Éste determina 25 conflictos en materia ambiental, social y de salud en ambas comunas, y plantea 122 opciones de solución dentro del territorio.

El documento, de 413 páginas, concluye que hay contaminación en el agua, suelo y aire, se detectan incumplimientos de las empresas, deficiencias en normativas ambientales y problemas en la información sobre la materia a la comunidad.

Principales problemas

“Efectivamente, el diagnóstico concluye que existiría impacto en el agua, suelo y aire, además incorpora antecedentes respecto de normativa vigente que no es suficiente para resguardar ambientalmente el territorio. Sin embargo, este diagnóstico se ha llevado a cabo a través de un proceso participativo en el cual la ciudadanía ha tenido la oportunidad de relevar aquellos temas que han sido prioritarios para ellos, los que han sido incorporados en el anteproyecto del PRAS”, reconoció la seremi de Medio Ambiente, Tania Bertoglio.

Entre las principales problemáticas reconocidas en el informe destacan la contaminación en agua dulce, suelos y medio marino; la infraestructura deficiente que afecta la biodiversidad marina; y la existencia de pasivos ambientales que pueden afectar la salud y los ecosistemas;

A ello se suma la deficiente planificación territorial; el déficit de desarrollo urbano; el paisaje alterado por proyectos de inversión; los problemas de accesos al borde costero; el índice de delincuencia; la falta de empleo; los malos olores que afectan la calidad de vida de las personas; y el alto riesgo de emergencias ambientales dada la saturación de empresas en el lugar.

Ante esto, el instrumento propone 122 medidas (a mediano, largo y corto plazo) que dependerán de la inversión territorial. Además se considera la realización de estudios, entre ellos, uno para determinar el riesgo de contaminantes en la salud de las personas y se contempla una inversión por parte del gobierno de $731 millones para un parque municipal y consultorías.

Las inversiones

De acuerdo a lo informado por la autoridad medioambiental, dentro de las principales acciones se contemplan una serie de inversiones siendo la más cuantiosa la construcción de la primera parte del Parque Municipal Luisa Sebire de Cousiño, que estará ubicado en Quintero con un monto de $515 millones.

Seguido de esta construcción está la “elaboración de la consultoría denominada ‘Implementación de Proceso APELL, Preparación y Concientización de Emergencias a Nivel Local’, con un monto de $70 millones”, recalcó Bertoglio. Esta iniciativa partió en agosto en 2015 y está en proceso de implementación.

Como tercera medida está la elaboración de la consultoría “Muestreo de Suelos” para las comunas de Quintero y Puchuncaví, proyecto que aporta al PRAS y que tuvo un costo de $60 millones. Este proceso fue realizado por la consultora PGS, quienes hicieron una investigación con 585 muestras de los suelos que concluyó que no existe una normativa de contaminación de suelo a nivel país para determinar la contaminación.

A este proceso se suma la inversión de $53 millones para el proyecto “Elaboración de Antecedentes, diseño y apoyo en la gestión del proyecto centro de información, monitoreo ambiental y desarrollo sustentable en terreno ex Escuela La Greda”, análisis que está en elaboración; $16 millones para el diseño del “Plan de Monitoreo de la Calidad Ambiental de la Bahía de Quintero”; y $17 millones para el proyecto piloto de recuperación de suelos degradados con plantas fitoestabilizadoras y vegetación nativa en la comuna Puchuncaví.

Además, dentro de las principales acciones para remediar el territorio está, según precisó la seremi, “la actualización del Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica para las comunas de Quintero, Concón y Puchuncaví; la contraparte técnica en el estudio con fondos del Gobierno Regional Fase I Sitios de Alto Valor para la Conservación, en el cual se obtuvo como resultado líneas base de información ambiental para sitios como dunas de Ritoque, Humedal de Mantagua, Humedal Los Maitenes y Acantilados de Quirilluca y la actualización de la norma de dioxido de azufre que es de carácter nacional”.

Algunas soluciones

En el anteproyecto del PRAS se plantean diferentes mecanismos para mejorar los Índices de contaminación existentes en las dos comunas y la calidad de vida de las personas.

Dentro de las principales medidas están actualizar el Plan de Descontaminación; evaluar e implementar las mejores tecnologías disponibles en las fuentes emisoras; contar con un Plan de compensación de emisiones atmosféricas; implementar un sistema de análisis de arsénico, metales trazas y especificación química general en filtros de material particulado; establecer un diálogo que permita el conocimiento del proceso de “despiche” de las termoeléctricas y reducir la carga contaminante.

– Algunos aspectos

1. Dentro del anteproyecto se plantea la posibilidad de evaluar la factibilidad técnica, económica y social de implementar experiencias nacionales e internacionales de biorehabilitación de la calidad de las aguas y sedimento de la bahía de Quintero. Aparece como medida el cultivo de algas dentro de la bahía.

2. Está la alternativa de estudiar la factibilidad para la creación de un área marina costera protegida en la franja que va desde Punta Liles hasta Quirilluca incluida Isla Lobos y AMERB Horcón. La acción se pretende ejecutar a través de mecanismos legales o la aplicación de medios para lograr la conservación de la naturaleza. Se contempla un museo o un santuario de la naturaleza.

3. Además está la alternativa de implementar medidas enfocadas a disminuir la exposición a metales presentes en material particulado depositado en suelos, instalaciones y viviendas. Para ello se postula un programa de vigilancia a cargo de 7 entidades públicas, siendo la de mayor injerencia el Ministerio de Salud.

– Próxima consulta ciudadana en julio

Para analizar los diferentes puntos del PRAS que proponen monitoreo, remediación y diagnóstico en la bahía respecto a la contaminación, el anteproyecto será sometido a consulta ciudadana el 26 de julio hasta el 30 de agosto para que la gente pueda participar del proceso para la elaboración del proyecto final. Cabe destacar, que el proceso contempla además una investigación para la realización de la evaluación de riesgos asociados a la presencia de contaminantes en suelos y el respectivo plan de acción para su gestión lo que implica el análisis de los sitios donde existen pasivos ambientales.

Katherine Escalona

Comments are closed.