El propano es el nuevo ganador del auge del esquisto en Estados Unidos

Una recién terminada red de gasoductos, terminales de transporte y buques cisterna que duplicaron la capacidad de hace un año han hecho posible el salto de las ventas externas del hidrocarburo. Fuente: El Mercurio, Wall Street Journal, 5 de julio de 2016.


El auge del esquisto en Estados Unidos, que ha reforzado el papel dominante del país en el comercio mundial de energía, ha encontrado otra expresión en la exportación de volúmenes récord de gas propano.

Por primera vez, las compañías de petróleo y gas de EE.UU. están este año en camino de exportar más propano que los siguientes cuatro mayores exportadores combinados -Qatar, Arabia Saudita, Argelia y Nigeria, miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo que han dominado durante mucho tiempo el mercado-, de acuerdo con el proveedor de analítica IHS Inc. Según esta misma fuente, las exportaciones estadounidenses ya representan más de un tercio del total del mercado de propano transportado por vía marítima.

Según la Administración de Información de Energía de EE.UU., las exportaciones de propano alcanzaron un máximo histórico de 884 mil barriles por día en febrero. Platts Analytics, un proveedor de datos de energía, considera que en mayo se fijó un nuevo récord, aunque los datos del gobierno aún no están disponibles. Una nueva red de gasoductos, terminales de transporte y buques cisterna que duplicaron la capacidad de hace un año han hecho posible el salto de las ventas externas de propano.

“Ha sido una fuente importante de inversión y una de las grandes historias de éxito”, señala Ron Logan, socio de la firma de inversión en energía Kayne Anderson Capital Advisors LP.

El propano, un líquido del gas natural, es un subproducto de la perforación en busca de gas natural y de la refinación del crudo. Como el auge del esquisto generó una mayor abundancia de propano, las exportaciones se convirtieron en una solución ideal porque este combustible es mucho más fácil de embotellar y de despachar por barco que otros. En 2013, EE.UU. superó a Qatar como el mayor despachador de propano del mundo. Alrededor de la mitad de todas las exportaciones de EE.UU. está destinada a América Latina y el resto va a Europa y Asia. Sus principales mercados latinoamericanos en 2015 fueron México con 91 mil barriles diarios, Brasil con 47 mil, República Dominicana con 32 mil y Panamá con 27 mil, según datos de la Administración de Información de Energía de EE.UU.

La posición dominante de EE.UU. podría beneficiarse aún más con la ampliación del Canal de Panamá, que en junio completó una mejora de US$ 5.400 millones que permite a los grandes barcos que transportan propano hacer viajes más rápidos y más baratos a los grandes mercados asiáticos de Japón, China y Corea del Sur.

Todo esto es muy positivo para los perforadores de petróleo y gas de EE.UU., afectados por una caída de los precios de las materias primas que ha llevado a decenas de quiebras. El esquisto generó tanto suministro que los productores debieron a veces pagar a sus clientes para que se lo quitaran de las manos.

Ahora, los inversionistas están apostando a que los precios seguirán en alza. Las acciones de productores y transportistas de gas propano se encuentran entre las de mejor rendimiento este año.

Las acciones de Range Resources Corp., una firma de exploración y producción de Pensilvania, crecieron 81% en el año. Las de oleoductos y procesamiento Oneok Inc. y DCP Midstream Partners LP crecieron 93% y 41%, respectivamente.

Las capacidades de exportación están permitiendo a los productores estadounidenses sacar provecho de la prima que los precios del gas propano ofrecen en el extranjero frente al precio doméstico. Esas ventas están así desinflando el exceso de propano que había estado aplastando los precios en el mercado interno de EE.UU.

De acuerdo con el Servicio de Información de Petróleo, el precio del propano alcanzó hace poco en Europa y Japón una prima respecto de los precios en EE.UU. de alrededor de 20% y 29% respectivamente.

Según Platts Analytics, en EE.UU. los precios han aumentado 78% respecto de los 29,6 centavos de dólar por galón que costaba en enero, un mínimo de 14 años. Operando en alrededor de 53 centavos por galón en Mont Belvieu, Texas -el mayor centro de intercambio de propano del país- los precios están aún bajos respecto de sus niveles históricos, pero los analistas esperan que suban aún más a medida que las ventas de propano aumenten en el extranjero y que nuevas fábricas de productos químicos empiecen a funcionar en la costa del Golfo.

El alza de los precios al por mayor no ha afectado todavía a la mayoría de los consumidores estadounidenses. Según la Autoridad de Investigación y Desarrollo de Energía del estado de Nueva York, en mayo (los datos disponibles más recientes), los precios al por menor promediaron en ese estado US$ 2,24 por galón, 10% menos que en 2015.

El aumento de los precios se hará sentir probablemente en los seis millones de hogares rurales de EE.UU., que usan tanques de propano para la calefacción.

El alza de precios ha perjudicado a algunas empresas. Cuando el precio era muy bajo, Dow Chemical Co. construyó plantas alimentadas a propano. Otros fabricantes de químicos, incluyendo Ascend Performance Materials Operations LLC, retrasaron sus planes para construir plantas en base a propano debido al aumento de los costos de construcción y a los mayores costos de la materia prima.

“El propano aumentará de precio más rápidamente que todos los demás hidrocarburos”, dijo Rusty Braziel, un ex operador de propano que dirige la consultora RBN Energy. “Desde el punto de vista de las empresas químicas, no es buena noticia”.

Las exportaciones de propano alcanzaron un máximo histórico de 884 mil barriles por día en febrero.

Comments are closed.