Copec: “Podremos vender electricidad, hidrógeno, o lo que venga”

Ante un mañana dominado por los autos eléctricos. Fuente: La Segunda, 28 de julio de 2017.


Reino Unido decidió prohibir la venta de autos a gasolina y diesel en 2030. El año pasado, Holanda anunció que no lo permitirá en 2025. Y el mes pasado, Volvo dijo que lanzará sólo vehículos con motor eléctrico o híbrido a partir de 2019.

“En todas las industrias, los clientes están cambiando. Ya no se puede proyectar el éxito de una empresa sólo con lo obvio, como el crecimiento que tendrá el país. Ahora hay que considerar muchas otras cosas”, explica el gerente general de Copec, Lorenzo Gazmuri.

En el próximo encuentro de Icare, que se celebrará el próximo 1 de agosto, titulado “Coyuntura Comercial y Perspectiva de los Mercados”, uno de los temas de discusión será justamente cómo está cambiando el mercado y el comportamiento de los clientes en el mundo, y cómo podrán adaptarse las empresas a estas nuevas coyunturas. A la mesa que dirigirá Gazmuri asistirán actores de diversas industrias, como SKY Airline, Seguros Sura y la empresa de telecomunicaciones VTR.

—Un cambio es que el mundo se está volcando en contra de los combustibles fósiles. ¿Qué hace la compañía de combustibles más grande de Chile, de cara al futuro en este contexto?

—En el tema de los autos eléctricos, hay mucha discusión sobre la velocidad con la que entrarán al mercado. La proyección de la Agencia de Energía norteamericana dice que en 2040, el 5% del parqué será entre híbrido y eléctrico. Hay una percepción de que será más lento de lo que se lee en la prensa. Además, el auto eléctrico tiene un costo ambiental.

—Pero menor al del vehículo con combustibles fósiles, ¿no?

—Hay algo que no se dice, y es que el auto eléctrico es tan contaminante como la matriz energética del país donde consume. En Estados Unidos, hoy un auto eléctrico contamina más que uno a gasolina. Si la matriz es 38 o 40% carbón, tú puedes tener tu auto enchufado todo el día, pero esa electricidad se genera en centrales que contaminan. Y en Chile la matriz energética es similar a la norteamericana.

Ojo con los tiempos de recarga

—De todas formas, en 2040 o después, el día de los autos eléctricos llegará. ¿Qué harán para adaptarse?

—Copec no es una compañía que esté anclada a un combustible. Al final, nuestro negocio tiene que ver con localizaciones relacionadas con consumidores. Pocas compañías pueden decir quizá que tienen un local a menos de 15 minutos de cualquier casa de Santiago. Podremos suministrar electricidad, hidrógeno, o lo que venga. Fuimos la primera compañía en vender gas natural vehicular y la que instaló cargadores eléctricos en dos centros en Santiago y uno en Viña que cargan 60 autos al año. Es poco, pero es algo bueno.

—¿Cuánto podrían tener que invertir para prepararse para estos temas? ¿Qué tema será fuerte en inversión?

—Es muy temprano para decirlo. Estamos haciendo muchos estudios y tenemos proyecciones, pero incluso en Estados Unidos el crecimiento de los autos eléctricos es incipiente. Y en Chile es más bajo aún. Un tema importante son las baterías y los tiempos de carga: con combustible, cargas y sales en 2,5 a 3 minutos, pero con los cargadores eléctricos que tenemos, toma entre 20 y 25 minutos cargar.

—En noviembre entraron a Estados Unidos con la compra de los activos de MAPCO. ¿No han hablado con quienes están liderando la innovación en baterías eléctricas allá, como Tesla?

—Nunca he hablado con Tesla. Trabajamos con empresas norteamericanas en estos temas que recaban opiniones, y con universidades y agencias, porque en estos temas hay muchas opiniones. Pero no, no hemos hablado con Tesla ni ninguna empresa de automóviles allá.

Casos CMPC y Enel: “En juego las reglas del juego”

—¿Las compensaciones más allá de la ley de CMPC y Enel crean un nuevo estándar para las empresas?

—Hay dos casos muy distintos. El tema de la confianza es tan estructural, que lo que está en juego es la economía de mercado. Cualquier práctica que atente contra la libre competencia es romper las confianzas casi definitivamente. Una cosa es que como empresa me equivoque, porque si te doy un mal servicio, tengo que estar preparado para corregirlo, y otra cosa es que juegue con reglas sucias.

—Ambos casos no son lo mismo…

—Cuando hablamos de confianza, es importante que las empresas se den cuenta de que están tocando un atributo tan importante, que están en juego las reglas del mismo juego. En las redes sociales no se perdona que cometas un error, pero jamás se va a perdonar que se juegue con el mercado.

Felipe O’Ryan

Comments are closed.