Enap posterga por un año la tramitación ambiental para la central “Nueva Era”

El tiempo fue requerido por la estatal para realizar estudios en profundidad en la zona. Fuente: El Mercurio de Valparaiso, 31 de julio de 2017.


Después de haber presentado tres solicitudes para extender la suspensión de plazo al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), en la tramitación ambiental del proyecto termoeléctrico de 500 MW “Nueva Era”, la Empresa Nacional del Petróleo (Enap) determinó requerir al organismo un año más de prórroga para responder al segundo “Informe Consolidado de Aclaraciones, Rectificaciones o Ampliaciones” (ICSARA) que contiene 76 observaciones por parte de los servicios públicos participantes del proceso.

La suspensión de un año a la tramitación ambiental del proyecto clave de la estatal en la región obedece, según explicó la empresa, a que se deben realizar estudios en profundidad para responder a las inquietudes de las autoridades.
Solicitudes y respuestas

En el segundo ICSARA las seremis de Salud y Medio Ambiente cuestionaron el estudio realizado por la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC) para medir el impacto de salud en las personas. Ambas autoridades fueron claras en recalcar, en su momento, que en el análisis “no se acreditaba el riesgo para la salud de la población” por ser la zona declarada saturada y latente por material particulado (MP) respirable y fino (MP10 y MP 2.5).

Ante esto, Salud solicitó estudios del tipo prospectivo en la población expuesta y estudios toxicológicos; mientras que Medio Ambiente pidió más información sobre la línea base del proyecto, el impacto ambiental y el Estudio de Impacto Vial presentado por la estatal.

El director del proyecto “Nueva Era”, Pablo Morales, aseveró que “estamos siendo transparentes con la comunidad y, dado que las condiciones de mercado han variado y que tenemos otros proyectos prioritarios en nuestras distintas Líneas de Negocio, no dudamos en pedir un plazo mayor de extensión de la suspensión de manera de concluir estudios complementarios, profundizar en las respuestas y así ingresar un documento más robusto en junio del próximo año”.

Morales explicó que la solicitud de suspensión de la tramitación ambiental al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), sólo obedece a una prórroga para complementar los antecedentes. “Esto es únicamente una postergación, atendidas las condiciones de mercado y la convicción de que debemos responder las inquietudes de la autoridad con toda la profundidad que nos solicita, incluso si ello involucra tomarnos un poco más tiempo. Los plazos de este proyecto no se alteran y siguen vigentes”, aseguró.

¿Qué hará la estatal durante el año en relación al proyecto? El ejecutivo fue claro al describir que “durante el tiempo que dure la ampliación de plazo, los equipos técnicos de Enap seguirán profundizando en los estudios solicitados por la autoridad para asegurar la no afectación que tendrá en la salud de las personas con la entrada en operación de la central. Este periodo también será relevante para analizar la evolución del mercado eléctrico”.

Esto, porque hay que considerar que el proyecto de la termoeléctrica de la estatal en la Refinería Aconcagua de Concón tiene dentro de su objetivo “aportar activamente a la diversificación y equilibrio de la matriz energética de Chile”.

A través de una línea de transmisión el proyecto pretende suministrar energía “al Sistema Interconectado Central (SIC), conectándose a la futura línea 2×500 kV Cardones-Polpaico con la materialización de una Subestación Eléctrica”.

Rigurosidad

A lo largo de la tramitación ambiental, según Morales, la estatal “ha siso rigurosa en responder con el mayor detalle técnico cada una de las observaciones planteadas por los servicios competentes”. Recalcó que “en ningún caso la complejidad de las observaciones hechas al proyecto fueron causal para solicitar un mayor plazo para entregar la Adenda Complementaria”.

El director del proyecto subrayó que “los proyectos que actualmente está impulsando Enap Refinería Aconcagua seguirán su curso normal y la ampliación de plazo solicitada para la evaluación de la central no entorpece de forma alguna el desarrollo de otros proyectos de ERA. Esto significa que se seguirá avanzando en la entrada en operaciones de la Cogeneradora Aconcagua y en los proyectos que buscan reducir el impacto medio ambiental de Refinería, como es la instalación del filtro WGS que reducirá significativamente las emisiones”.

El proyecto “Nueva Era” de la estatal es una central de ciclo combinado que tiene una turbina de vapor y una de gas y abarca una superficie de 4,5 hectáreas ubicadas dentro del perímetro de la comuna de Concón. Tiene una potencia de 500 MW e incorpora como socio del proyecto a la empresa Mitsui.

La empresa informó respecto a la puesta en marcha de la iniciativa que “como parte del proceso de participación ciudadana anticipada, el proyecto de Central de Ciclo Combinado dio origen al Programa Integral Nueva Era, cartera de proyectos estructurales y compromisos socio ambientales para el periodo 2015 – 2020, orientada a mitigar el impacto de la operación de Refinería en los ámbitos de ruidos, olores, transporte y emisiones. El programa y todos los proyectos operacionales asociados seguirán su curso”.

La iniciativa fue ingresada a tramitación ambiental el 18 de diciembre del 2015, y presenta dos informes de observaciones y reparaciones por parte de las autoridades pertinentes. El primero de ellos se elaboró en el 21 de marzo del año pasado y el segundo fue presentado por las autoridades fue en el 10 de febrero de este año por parte del SEA.
Recuadro :
“Esto es únicamente una postergación, atendidas las condiciones de mercado y la convicción de que debemos responder las inquietudes de la autoridad con toda la profundidad que nos solicita”

Pablo Morales, Encargado del proyecto”

Características del proyecto

Considera una potencia de 500 MW para abastecer al Sistema Interconectado Central (SIC).

Conectará con el proyecto Caldones – Polpaico a través de una línea de transmisión en donde considera torres y subestaciones de energía.

El proyecto ingresó a tramitación ambiental al SEA en diciembre del año 2015.

Hasta el momento presenta dos informes con observaciones por parte de los servicios públicos competentes en la materia.

Katherine Escalona M.

Comments are closed.