Bayer suprimirá la marca Monsanto, pero mantendrá sus productos: ¿Qué significa esta decisión?

La decisión de Bayer de no usar el nombre Monsanto significa que la empresa quiere darle una nueva dinámica al rol de la agricultura con la sociedad, según destacaron analistas consultados por LA NACION. Fuente: La Nación. 4 junio de 2018.


Hoy, la firma anunció que pasado mañana se convertirá en único accionista de Monsanto e informó que, si bien mantendrá las marcas, no usará su nombre, blanco de los ambientalistas en los últimos años.

“Claramente hay una nueva empresa que va a tener un mensaje y una dinámica distinta, con un acceso al mercado y a la comunidad con otra visión”, dijo Luis Mogni, consultor de Somera SAS.

“Quiere tener una imagen distinta, llevar una imagen distinta con la sociedad, productores y el canal comercial. Esto está clarísimo”, insistió Mogni.

Hoy, Werner Baumann, presidente del Consejo de Dirección de Bayer AG, dijo: “Aspiramos a profundizar nuestro diálogo con la sociedad. Escucharemos a quienes nos critican y colaboraremos siempre que encontremos un terreno común. La agricultura es demasiado importante para permitir que las diferencias ideológicas detengan el progreso. Debemos hablar unos con otros y escucharnos mutuamente. Es el único modo de tender puentes”.

Para Sebastián Senesi, profesor de agronegocios de la Facultad de Agronomía de la UBA y también consultor de Somera SAS, hay un “conflicto” con la sociedad que va más allá de si la empresa se llama Bayer o Monsanto.

“En un mundo globalizado y de la información, no es relevante (el nombre la empresa) para resolver una tensión que existe tanto con la agricultura y el uso de agroquímicos. El punto no está ahí (en el nombre de la compañía), sino en que hay una tensión”, expresó Senesi.

Según el experto, las expresiones que hay en sectores de la sociedad en contra de la firma estadounidense son “un cuestionamiento a la agricultura”.

“Esto va más allá de Monsanto. Hay una tensión que va más allá de la marca. La discusión debe ser cómo va a ser la agricultura en los próximos 20 a 30 años. Lo relevante es pensar en las acciones que la agricultura va a exigir en la relación con la sociedad”, remarcó Senesi.

Operación

Recientemente, Bayer dio a conocer su estructura global. Liam Condon, hoy jefe del negocio de agro de Bayer, será máximo responsable global de la nueva compañía. Lo hará desde la sede de Monheim, Alemania.

Pero, de once gerencias, lo interesante es que cuatro de ellas que son clave para el manejo del negocio de agroquímicos y semillas seguirán en Saint Louis, Estados Unidos, donde ya está Monsanto.

Se trata de la gerencia operativa mundial, a cargo de Brett Begemann, un hombre de la firma estadounidense que ya es director de operaciones.

También seguirá en Saint Louis la gerencia de agricultura digital y Clima Corporation, con Michael Stern, otro hombre de Monsanto.

Además, seguirá en esa ciudad la gerencia de estrategia de cultivos y de portfolio, que manejará Frank Terhorst. Este ejecutivo venía desempeñándose como responsable de la planificación previa a la fusión de la división agro de Bayer.

Por último, continuará en Saint Louis la gerencia financiera, con Michael Schulz, que ahora es jefe de finanzas para la división agrícola de la firma alemana y deberá mudarse a la ciudad de EE.UU.

En la Argentina todavía no se conoce quién será el máximo responsable de la nueva compañía. Algunos especulan que, salvo la movida que hizo la firma para los Estados Unidos, en el país y en otras naciones de la región quedará como máxima autoridad “un Bayer puro”.

Comments are closed.