“Como Estado tenemos de alguna manera una deuda con Puchuncaví y Quintero”

Cristián Franz habló en inauguración de la oficina de la Superintendencia del Medio Ambiente en Valparaíso. Fuente: El Mercurio de Valparaiso, 8 de octubre, 2015.


La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) inauguró ayer su oficina regional Valparaíso, ceremonia que encabezó el titular del organismo fiscalizador, Cristián Franz, quien reconoció una deuda del Estado con la zona de Quintero y Puchuncaví, se refirió a los cargos formulados contra el municipio de Valparaíso por el mall Puerto Barón y detalló los alcances de las sanciones que aplica la SMA.

Tras asumir su cargo, en marzo del año pasado, Franz fue cuestionado por ser uno de los dueños del Grupo Alianza, que presta asesorías en materia ambiental y social a mineras como Barrick Gold, Angloamerican Sur, y empresas como Agrosuper, acusaciones que atribuye a “algún grupo de interés al que mi nombramiento le podría generar problemas” y recordó que apenas asumió renunció a su participación en el Grupo Alianza y se presentó voluntariamente al Congreso para explicar sus funciones en el pasado.

Asimismo, enfatizó que “los supuestos clientes a los cuales yo habría servido y con los cuales tendría conflictos de interés, ya han sido sancionados por mí en esta administración, entre ellos, Angloamerican Sur”, en la Quinta Región, con 2.997 millones de pesos, y recordó que la Contraloría dictaminó que no está inhabilitado para ejercer su cargo.

– ¿Cuánto duran estos procesos sancionatorios y qué sanciones se contemplan?

– Yo establecí la regla, el estándar en la Superintendencia, que desde que se formulan los cargos hasta que hay una resolución sancionatoria no pueden pasar más de seis meses.

El arsenal sancionatorio de la Superintendencia contempla multas, revocación de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), suspensiones o clausuras temporales o definitivas, totales o parciales, en consecuencia, tenemos un abanico bastante amplio y aunque la revocación de RCA o las clausuras definitivas no son lo habitual, las hemos aplicado en un par de casos, pero lo habitual son las multas.

– En el caso del Mall Barón ¿podría terminar en una revocación?

– No puedo anticipar eso, nosotros tenemos un abanico de opciones pero la sanción que en definitiva se aplique depende de la naturaleza de la infracción. Teóricamente va desde una multa de 500 mil pesos, hasta la revocación de la RCA.

– ¿En qué consiste ese proceso?

– Se formularon cargos a la Municipalidad de Valparaíso la semana pasada y esto fue producto de diversas actividades de inspección ambiental que se hicieron al proyecto mall Barón, que fue objeto de diversas denuncias de ciudadanos y ONG’s, relativas a una eventual elusión del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental del proyecto.

Nosotros llegamos al terreno, le explicamos la situación, y luego de reunir todos los antecedentes, determinamos que efectivamente hay un par de incumplimientos a su RCA y tienen que ver con la no elaboración de un programa de emergencia o de contingencia frente a tsunamis, y con la no elaboración de un catastro arqueológico. Estos dos temas habían sido exigidos en la RCA y por razones que desconocemos, el municipio no los implementó, lo cual nos obligó a nosotros a formularle cargos a la Municipalidad.

– ¿Cuáles son los desafíos de la SMA en la Quinta Región?

– El desafío es poder llegar a la región con una respuesta más oportuna y eficaz a los problemas ambientales. Esta es una región que tiene una distribución más o menos homogénea de actividades industriales, en términos de que la mayor parte de los proyectos que tienen RCA acá, son de saneamiento ambiental, seguidos por energético y proyectos industriales en general. La diferencia se va a dar en que ahora, en lugar de tener un fiscalizador ambiental, vamos a tener cinco.

– ¿La zona de Quintero y Puchuncaví resiste más proyectos?

– Puchuncaví y Quintero es una zona que efectivamente tiene una historia de presión industrial significativa, yo creo que como Estado tenemos de alguna manera una deuda con Puchuncaví y Quintero. Como Superintendencia, sin duda ese es un territorio donde vamos a volcar nuestro esfuerzo en los próximos meses ya. Esto significa tener una presencia más activa en los proyectos, vamos a estar visitándolos más a menudo, vamos a estar generando información más certera, con el objeto de determinar y verificar que estén cumpliendo con sus obligaciones.

Ahora, respecto de si resiste más proyectos o no, en realidad no es a mí a quien corresponde dar una respuesta como esa, porque la institucionalidad ambiental chilena contempla un Servicio de Evaluación Ambiental y son ellos los que tendrán que determinar si ahí cabe otro proyecto. Si fuera el caso, nosotros no tenemos más que agregarlo a nuestro portafolio de actividades de inspección y fiscalización ambiental.

-“Los supuestos clientes a los cuales yo habría servido y con los cuales tendría conflictos de interés ya han sido sancionados por mí”

-“A nosotros no nos interesa jugar al gato y al ratón, aplicando multas y sanciones. Acá el objetivo que tenemos de fondo es que la normativa se cumpla”

Por Cristián Rojas

1 Comment

  1. rafael sanchez dice:

    Y,,,,,,bla,bla,bla,o sea,solo más sueldos,pagados,con mis impuestos y cero soluciones.