Los altos costos económicos que el fenómeno de El Niño en 2023 y 2024 les traerá al mundo
By Comunicaciones

Los altos costos económicos que el fenómeno de El Niño en 2023 y 2024 les traerá al mundo

En los próximos meses, un enorme cuerpo de agua cálida se va a acercar lentamente por el océano Pacífico hacia Sudamérica. Y mientras lo hace, va a desencadenar un fenómeno climático que va a traer cambios dramáticos en los patrones del clima alrededor del mundo. Fuente: El Mostrador, 3 de junio de 2023.

Los científicos señalan que hay un 90% de posibilidades de que el fenómeno de El Niño se extienda hasta final de año y los primeros meses de 2024. Y además afirman que será uno muy fuerte.

Los mismos investigadores ya habían señalado que con el aumento de las emisiones de dióxido de carbono y El Niño con mucha intensidad, hay un 66% de posibilidades que el planeta rompa el límite de aumento de temperatura de 1,5 grados centígrados al menos un año de acá hasta el 2027. Eso también significa otros efectos de clima extremo como lluvias torrenciales e inundaciones durante el invierno.

“Estamos proyectando una probabilidad superior al 90% de que habrá efectos de El Niño durante el invierno“, le dice a la BBC David DeWitt, director del Centro de Predicción del Clima de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. “Hay un 80% de probabilidad de que tengamos el fenómeno de El Niño en julio”.

Fuerte golpe a la economía

Los efectos de este fenómeno climático podrían resonar por un largo tiempo. Un estudio del Dartmouth College señala que El Niño que está por comenzar podría tener un costo global de cerca de US$3,4 billones en los próximos cinco años.

Por ejemplo, al revisar los antecedentes de una economía como la de EE.UU. cuando ocurrieron fenómenos similares en 1982 y 1998, la economía decreció un 3% la década siguiente de lo que hubiera sido sin el fenómeno.

Economia
Muchos países sufren pérdidas económicas durante años a raíz de la presencia del fenómeno de El Niño.

Por eso, los investigadores señalan que un evento de magnitud similar en estos años, le podría costar a la economía de EE.UU. unos US$699 mil millones.

Vale la pena hacer notar que países con costa en el océano Pacífico como Perú e Indonesia sufrieron una caída del 10% en la producción económica durante los siguientes años tras los eventos del 82 y el 98.

Por esa razón los investigadores anotan que las pérdidas globales podrían superar los US$84 billones en este siglo si el calentamiento global aumenta la frecuencia, pero sobre todo, la intensidad del fenómeno de El Niño.

“El Niño no es simplemente un fuerte golpe del que una economía se recupera de inmediato. Nuestro estudio muestra que la productividad económica después de El Niño se comprime durante mucho más tiempo que simplemente el año posterior al evento”, explica Justin Mankin, coautor del estudio y profesor asistente de geografía en Dartmouth College.

“Cuando hablamos de El Niño en Estados Unidos, por ejemplo, significa que las clases de impacto y daños que veremos por los deslizamiento de tierra e inundaciones no están protegidos por los seguros que utilizan los hogares y las empresas“, señala Mankin.

Y añade: “En California el 98% de los propietarios de vivienda no tiene seguro contra inundaciones”, señala.

Otros impactos en la economía de los países van a ser los daños en la infraestructura por las fuertes inundaciones, que puede producir una irrupción en la cadena de suministro de alimentos.

A esto se le suma enormes pérdidas en las siembras por inundaciones o sequías.

Fenómeno de El Niño.
El fenómeno de El Niño es una de las causas de las fuertes inundaciones que se han visto en el continente americano en las últimas décadas.

¿Fuerte invierno?

Pero en los países de América del Norte, ¿la gente debería estar preocupada por un invierno muy miserable este año debido a El Niño?

No necesariamente. Aunque El Niño puede traer períodos de clima extremo a Norteamérica, no siempre lo hace.

De acuerdo a DeWitt, durante El Niño, las corrientes de aire que usualmente empujan las aguas cálidas hacia el océano Pacífico se debilitan en el costado occidental, lo que permite que estas aguas cálidas se dirijan hacia el oriente y se propaguen sobre una mayor área en el océano que la habitual.

Esto conduce a un aire mucho más húmedo sobre un océano caliente que altera la circulación del aire en la atmósfera alrededor del mundo.

En América del Norte esto significa tener un invierno mucho más seco y cálido de lo normal en Canadá y en los estados del norte de EE.UU., mientras que en el sur se puede tener un invierno más húmedo.

El Niño también reduce el número de huracanes en el océano Atlántico, pero puede conducir a un mayor número de huracanes en la costa del Pacífico.

Pero estos efectos dependen enteramente de la intensidad de El Niño que los produzca.

Terreno seco
Uno de los principales efectos de El Niño es la sequía en territorios cultivables, lo que genera grandes pérdidas económicas.

DeWitt advierte que los estados en el sur de EE.UU. están más expuestos a experimentar efectos devastadores, que incluyen fuertes lluvias y potenciales inundaciones.

Esto se debe a que han estado sometidos a los efectos de la sequía que dejó otro fenómeno, La Niña, durante tres años consecutivos.

“Frecuentemente, lo que pasa durante El Niño es que cuando la lluvia llega, ocurre muy rápido. Esto puede causar deslizamientos de tierra en zonas afectadas por la sequía o por incendios forestales, que además pueden ser devastadores”, señaló.

De acuerdo al científico, el suelo seco pierde la capacidad de retener el agua, lo que puede conducir a los deslizamientos.

La fuerte intensidad de El Niño que sufrió la zona de California en 1998 y 2016, condujo a devastadoras inundaciones y deslizamientos de tierra.

Los mismos fenómenos produjeron enormes tormentas de nieve en el estado de New England (en el norte de EE.UU.) y tornados que causaron varias muertes en Florida.

Cambio de planes

Pero los cambio en los patrones del clima que trae El Niño, también tiene otros problemas.

Las enfermedades por infecciones se vuelven más prevalentes en áreas donde las condiciones favorecen la aparición de insectos y otros animales propagadores de pestes.

Un estudio que se hizo sobre los efectos que tuvo El Niño en 2015 y 2016 encontró que los brotes de enfermedades se volvieron entre un 2,5% y 28% más frecuentes.

Y el aumento se registró incluso en más casos de hantavirus, que es producido principalmente por roedores.

Durante El Niño viaja mucho calor y humedad desde los trópicos hacia los polos.

Inundación en una casa
Cerca del 98% de los propietarios de vivienda en el estado de California no tienen seguro contra las inundaciones.

“Cuando aumenta la humedad en latitudes más altas, atrapa más radiación infrarroja térmica que conduce al calentamiento. Esto es lo que llamamos el efecto invernadero”, dice DeWitt.

Incluso una ruptura temporal del umbral de 1,5 °C debido al aumento de las emisiones y El Niño de este año, como predijo la Organización Meteorológica Mundial, podría provocar un sufrimiento generalizado para todos.

Según un estudio reciente de la Universidad de Exeter en el Reino Unido, limitar el calentamiento global a largo plazo a 1,5 °C podría salvar a miles de millones de personas de la exposición al calor peligroso (O sea, una temperatura promedio de 29 °C o más).

Se prevé que las políticas actuales generen un calentamiento global de 2,7 °C para fines de siglo, lo que podría dejar a dos mil millones de personas expuestas a niveles peligrosos de calor en todo el mundo, señalan los autores.

“Limitar el calentamiento a 1,5 °C significaría cinco veces menos personas viviendo en un calor peligroso y ayudaría a prevenir la migración relacionada con el clima y los resultados perjudiciales para la salud, incluida la pérdida del embarazo y el deterioro de la función cerebral”, dice Tim Lenton, coautor del estudio y director de la Instituto de Sistemas Globales de la Universidad de Exeter.

El Niño fenonomeno.
Los deslizamientos de tierra también tienen profundos efectos en la productividad de los países afectados por el fenómeno de El Niño.

Existe la preocupación de que, a medida que las emisiones de carbono continúen aumentando, los futuros eventos de El Niño podrían poner las temperaturas globales por encima del umbral de 1,5 °C cada vez con mayor frecuencia.

“Cada 0,1 °C realmente importa”, dice Lenton. “Cada 0,1 °C de calentamiento que podamos evitar, según nuestros cálculos, está salvando a 140 millones de personas de la exposición a un calor sin precedentes y los daños que conlleva”.

“Estaríamos salvando a cientos de millones de personas de daños y eso debería ser un gran incentivo para trabajar más duro para llegar a cero emisiones“.

  • No Comments
  • 05/06/2023