Minera Aclara reformula proyecto de tierras raras en Penco: hará dos EIA y no operará en áreas con bosque nativo

La primera parte de la iniciativa comenzará su tramitación ambiental entre enero y marzo de 2024, y apunta a cubrir los cinco primeros años de vida útil. Fuente: Diario Financiero, 26 de septiembre de 2023.


La minera canadiense Aclara Resources -donde participa el grupo peruano Hochschild- reformuló su proyecto de tierras raras en Penco, que inicialmente tenía una inversión de US$ 130 millones y cuya tramitación ambiental fue terminada de forma anticipada por el Sistema de Evaluación Ambiental (SEA) del Bío Bío en julio de este año. La compañía decidió dividir el proyecto en dos iniciativas y el primer estudio de impacto ambiental (EIA) se enviará a las autoridades ambientales entre enero y marzo de 2024.

Además, la empresa informó a inversionistas que su objetivo es operar en terrenos que no contengan bosques nativos.  Esto, dado que el argumento para cesar la tramitación ambiental fue que la compañía no detectó seis ejemplares de la especie citronella mucronata, o “naranjillo”, aunque sí encontró medio millón de árboles de otras especies.

Un segundo EIA podría considerar un aumento en la capacidad de la planta productiva, lo cual será estudiado a un nivel conceptual durante 2024.

El primer EIA, que se presentará en el primer trimestre de 2024, cubrirá aproximadamente los cinco primeros años de vida útil del proyecto y abarcará tres zonas de extracción (Victoria Norte, Luna y Maite); una zona de disposición (Neptuno) y las instalaciones operativas del mismo, proyectando el inicio de la producción durante el segundo trimestre de 2027.

“El objetivo principal del rediseño del proyecto es disminuir al máximo los efectos asociados al bosque nativo, manteniendo el compromiso de Aclara de revegetar con especies nativas las áreas productivas al término de su operación. Además, busca responder a las observaciones técnicas de algunos servicios, que la empresa consideró abordables desde un inicio”, explicó la empresa.

En una etapa posterior, la compañía acometería las zonas de extracción de las áreas Victoria Sur, Alexandra Oriente y Alexandra Poniente, las cuales no serán incluidas en el primer estudio, dando continuidad al proyecto a través de un segundo EIA, de acuerdo con la disponibilidad de nuevas zonas de disposición sin bosque nativo y/o que cuenten con los respectivos permisos sectoriales. Asimismo, este segundo EIA podría considerar un aumento de capacidad en la planta productiva, lo que será estudiado a un nivel conceptual en 2024.

Ramón Barúa, director ejecutivo de Aclara, aseguró que “esta nueva estrategia refleja nuestro compromiso de abordar las observaciones planteadas por los organismos sectoriales y el SEA, incluso, dando lugar a un enfoque por etapas para el desarrollo del proyecto”. Agregó que “dadas las limitaciones impuestas por el naranjillo encontrado en la futura zona de disposición llamada Júpiter, la compañía explorará alternativas con el fin de encontrar la mejor solución en ese sector”.

Por su parte, Nelson Donoso, gerente general de Aclara Biobío, afirmó que “así como consideramos los comentarios de la gente y avanzamos hacia un proyecto que solo usa agua reciclada y que capacita y otorga oportunidades de empleo para la comunidad local, aportando al progreso social de la comuna de Penco y el Biobío, ahora incorpora observaciones de los servicios y se focaliza en proteger al máximo el bosque nativo”.

El llamado Módulo Penco abarca un área de aproximadamente 600 hectáreas y contiene arcillas iónicas ricas en elementos pesados ​​de tierras raras. En la operación, Aclara Resources busca establecer una planta de procesamiento que produzca un concentrado pesado de tierras raras. Este concentrado se generará mediante el procesamiento de arcillas obtenidas de yacimientos cercanos. La firma ya cuenta con clientes interesados, entre ellos, Toyota y Tesla.

El proceso de extracción de Aclara no implica voladura, trituración o fresado. Además, no genera relaves, eliminando la necesidad de una instalación de almacenamiento de relaves. La empresa utiliza agua 100% reciclada y minimiza el consumo mediante altos niveles de recirculación. La materia prima de arcilla iónica se puede lixiviar con un fertilizante y no produce radionucleidos dañinos, detalló.

Al mismo tiempo, junto con el desarrollo del módulo Penco, la empresa pretende identificar otras oportunidades para aumentar la producción de elementos de tierras raras. Esto implicará programas intensivos de exploración totalmente nueva y el desarrollo de “módulos” de proyectos adicionales.

Los comentarios están cerrados.