Clasificación de las termoeléctricas

En la actualidad existen diversas formas de generar termoelectricidad, las que se diferencian de acuerdo al tipo de combustible utilizado para generar calor y a la […]


En la actualidad existen diversas formas de generar termoelectricidad, las que se diferencian de acuerdo al tipo de combustible utilizado para generar calor y a la tecnología de combustión empleada. Los principales combustibles utilizados son carbón, petróleo, gas (sea este natural o licuado de petróleo), petcoke* y biomasa. Cada uno de estos combustibles puede tener distintas calidades de combustión y por tanto ser más o menos eficiente en la generación.

En cuanto a las tecnologías existentes para el proceso de combustión, se pueden agrupar en tres grandes tipos: 1) Tecnología clásica; 2) Tecnología de ciclo combinado y; 3) Tecnología dual.

1) Centrales clásicas o convencionales: son aquellas cuyo proceso de generación eléctrica se deriva de la utilización de vapor como propulsor del movimiento de turbinas.

2) Centrales de ciclo combinado: la principal característica de este sistema es que su tecnología permite mover dos tipos de turbina, una accionada mediante el calor resultante de la combustión directa del gas; y otra, a través de la reutilización del calor desprendido de la combustión del gas, que es utilizado para producir vapor de agua y así activar un proceso clásico de generación termoeléctrica. Lo particular de esta tecnología es que permite una utilización más eficiente del combustible, es decir, genera la misma electricidad que una central clásica con una menor cantidad de combustible, provocando menos impactos ambientales y mayores grados de eficiencia.

3) Centrales duales: poseen la particularidad de estar adaptadas para operar mediante la utilización de dos combustibles diferentes, generalmente gas y petróleo, mientras que los procesos de combustión pue­den variar entre clásica o de ciclo combinado, dependiendo del combustible utilizado.

Además, existe una práctica de combustión llamada “Co-Firing” o “Co-Combustión” que corresponde, al igual que en la tecnología dual, a la utilización de dos tipos de combustibles, con la diferencia que ésta realiza una combustión conjunta de ambos. Su implementación en Chile ha sido de importancia para el sector privado, principalmente para el forestal, debido al potencial energético que significan los desechos desprendidos de cada uno de sus procesos de producción.

* El petcoke es lo que queda después de refinar el petróleo, una forma sólida de carbón. Es poroso, de color negro o gris oscuro, contiene altas cantidades de azufre y metales pesados como níquel y vanadio. En Chile se utiliza como combustible, mientras que en países “desarrollados” está proscrito. La biomasa corresponde a toda materia orgánica no fósil de origen biológico que constituya una fuente de energía explotable.

Fuente: Elaboración propia. Cartilla Ciudadana Sobre Termoeléctricas, 2011