Pymes madereras se quedan sin materia prima por efecto incendios

Según el gremio que reúne a los pequeños empresarios, principalmente aserraderos, solo el 40% de estas operaciones podrán seguir trabajando y se perderían dos mil empleos. Fuente: El Mercurio. 25 junio de 2018.


«Hay trabajo con suerte para llegar a fin de año y así como se ve la situación la mitad de los aserraderos deberá cerrar. Los que tienen camiones buenos, que son menos de la mitad, o los aserraderos más grandes podrían seguir, porque pueden traer madera del sur; los que no tienen esa posibilidad deben pagar el flete y eso hace prácticamente imposible operar».

Así José María Bernal (65), dueño de un aserradero forestal en el sector conocido como Las Corrientes, a unos 32 kilómetros de Constitución, cerca de Santa Olga, en Región del Maule, relata lo que es para él la segunda tragedia más grande tras los megaincendios de 2017 y luego de lograr levantar su aserradero que fue consumido por las llamas: la falta de madera para seguir produciendo.

Esto, porque según prevé la Asociación Gremial de Pequeños y Medianos Industriales de la Madera (Pymemad), el rubro especialmente en los alrededores de Constitución solo tiene materia prima para continuar con la actividad hasta fin de año.

«Unos 2 mil empleos que dependen de esta actividad y se estima que solo un 40% de los aserraderos podrían continuar trabajando el próximo año. Se estima que cerca de 70 empresas tendrían que dejar de operar», dice el presidente del gremio, Hernán Muñoz.

«Hay madera que ya se está degradando y en un par de meses más habrá que comenzar a trabajar con los bosques que quedaron, algunos de ellos, muy jóvenes aún y con el actual volumen de bosques que quedaron en manos de particulares solo podrían operar menos de la mitad de los aserraderos que están ahora operativos», agrega el dirigente.

Según la Corporación Chilena de la Madera (Corma) el mayor problema se centra en la Región del Maule, pues más de la mitad de las plantaciones quemadas se ubican en esta región, y donde alrededor de 50 mil hectáreas son de 4.700 pequeños y medianos propietarios. Se estima que esta región perdería un volumen potencial de alrededor de 1,8 millones de metros cúbicos al año durante los próximos años, lo que puede llegar a afectar potencialmente a unas 50 a 70 pequeñas empresas madereras.

En la zona el Observatorio Laboral del Maule de la Universidad Católica del Maule desarrolla un estudio sobre la cantidad de bosques adultos disponibles con el objetivo de dimensionar el problema que afecta a esta industria.

Megaincendio: 

Cerca de 200 mil hectáreas de plantaciones se perdieron en los siniestros forestales del verano de 2017, lo que equivale al 8% de las existencias de plantaciones productivas del país.

130 mil hectáreas de plantaciones quemadas pertenecen a la Región del Maule; 30 mil a O’Higgins, y 40 mil al Biobío, según Corma.

70 son las pequeñas y medianas madereras que podrían cerrar por la falta de esta materia prima en el Maule.

Los comentarios están cerrados.