“La crisis social no debería significar que la agenda climática quede en segundo plano”

Maisa Rojas, integrante del Consejo Asesor Presidencial de la cumbre, afirma que los investigadores aún no saben si viajarán a Madrid, tras el cambio de sede del evento. Fuente: El Mercurio, 11 de noviembre de 2019.


Como una ‘generalizada sensación de frustración y pena’. Así define Maisa Rojas, coordinadora del grupo científico de la COP25, el momento en que junto a sus colegas supo, hace poco más de una semana, que Chile declinaba ser la sede de la cumbre más importante sobre cambio climático.

‘Unos días antes de enterarnos, cuando ya había ocurrido el estallido social, todo el mundo opinaba que era muy necesario seguir trabajando y mantener el foco en mostrar la evidencia científica’, dice.

—¿Qué señal cree que se dio al renunciar a ser el país anfitrión de la COP?

‘Lo importante para Chile es que se mantuvo la presidencia y que esto siga siendo una COP latinoamericana. Y también que toda la agenda climática que estaba tan prominente en Chile no se caiga. Entendemos, obviamente, que en estos momentos aparecieron otras prioridades, pero existe una estrecha relación entre la crisis social y la climática. Esta crisis social no debiera significar que la agenda climática quede en un segundo plano o, de frentón, pierda relevancia y no se avance. Ese es el rol que tenemos que jugar ahora’.

— En un momento hablaron de que los informes de las mesas científicas tuvieran un ‘foco más social’. ¿Cómo se materializó eso?

‘Fue una discusión que tuvimos. Diría que no lo logramos mucho, por el tiempo y porque el nivel de energía ha decaído. Hay un intento, pero no podría asegurar que se vaya a ver muy claramente reflejado’.

—¿Y cuál era la intención?

‘Cuando uno habla de cambio climático, el foco siempre es el ser humano y el ecosistema, la parte viva del planeta. Los impactos que vengan del cambio climático van a afectar de manera muy diferenciada a alguien que vive en el barrio alto que a alguien que vive en la periferia pobre de Santiago; lo mismo ocurre en regiones. La discusión nos ayudó a reflexionar en que temas como la demanda por el agua o las zonas de sacrificio no debieran quedar menos representados en nuestros informes’.

A pesar de que Rojas señala que los escritos deben estar listos la próxima semana, hay otros focos en que el grupo científico aún no tiene claridad.

—¿Viajarán a Madrid?

‘Chile perdió un montón de plata con todo lo que está ocurriendo y no sabemos de dónde se puede sacar el dinero para pagarles a 100 personas que vayan a España. No es algo menor. Realmente esto fue un terremoto’.

‘Lo que se va a España es todo lo que estaba programado para la Zona Azul (donde ocurren las negociaciones), pero nosotros estábamos fuertemente trabajando con toda la comunidad científica para mostrar nuestro trabajo en la Zona Verde (abierta al público)’, dice.

—¿Qué harán con ese trabajo?

‘No lo tenemos claro, pero ya tomamos la decisión de intentar, con las propuestas que teníamos y que todavía sean factibles de realizar, de sumarnos a la cumbre de la Sociedad Civil por la Acción Climática. Como científicos o académicos, ser una organización social más’.

Por ahora, la investigadora continúa revisando en su oficina los últimos informes, y esperando cada miércoles a las 8:30 de la mañana, cuando se junta el comité científico. ‘Para el próximo año, probablemente, seguiremos con reuniones, con menos intensidad, pero la idea es que el comité se mantenga durante la presidencia de la COP’.

Los comentarios están cerrados.