El fuego sin control en Australia

La peor temporada de incendios de la historia del país deja ya al menos 18 muertos y más de 5 millones de hectáreas arrasadas. La ola de calor prevista para el sábado anticipa un infierno. Fuente: La Tercera, 3 de enero de 2020.


Miles de personas han debido evacuar sus casas en el sudeste de Australia debido a los incendios forestales que azotan al país y que han dejado 18 fallecidos y han arrasado más de 5 millones de hectáreas. La emergencia empeoraría el sábado, jornada para la cual se pronostica temperaturas por encima de los 40 grados y ráfagas de viento que expanderían las llamas.

El pánico se apoderó de la pequeña ciudad costera de Mallacoota, en el estado de Victoria, rodeada por siniestros que dejaron atrapadas a unos 4 mil residentes y turistas, que debieron escapar a la playa en busca de refugio. Recién ayer fueron rescatados por la Armada.

La temporada de incendios ha sido catalogada como la peor de la historia y no solo ha causado ‘daños irreparables’ en Australia, sino que ha creado una emergencia nacional dado los altos niveles de contaminación del aire.

Hasta ahora, las críticas apuntaron al primer ministro, Scott Morrison, quien debió pedir disculpas públicas hace dos semanas por irse de vacaciones a Hawai cuando ya había varios focos activos en el país. Durante una visita a zonas afectadas ayer en Nueva Gales del Sur, el premier fue increpado por los afectados a raíz de su oposición a cambiar las políticas ambientales en la industria del carbón, que, según los expertos, ha provocado que ‘los incendios duren más y sean más feroces que nunca’.

‘La prioridad hoy es combatir el fuego y evacuar, poner a la gente a salvo. Lo que es absolutamente importante es que continuemos manteniendo el foco en estas tareas tan importantes’, dijo Morrison a la prensa.

La incomunicación con algunas zonas, las más de 1.400 viviendas calcinadas, las imágenes de animales afectados y los más de 200 focos activos han generado una crisis que ‘podría durar meses’, según declaró el primer ministro australiano.

Las autoridades de Nueva Gales del Sur decretaron estado de emergencia, que entrará en vigor hoy y que durará al menos siete días. En tanto, y por primera vez en la historia, Victoria declaró estado de desastre, mientras bomberos y equipos de rescate intentaban controlar los incendios activos.

Los incendios han provocado varias manifestaciones para que el gobierno implemente medidas contra el calentamiento global.

Los comentarios están cerrados.