Ex ministra de Medio Ambiente de Reino Unido calificó de «horrible» la COP25 y destacó el esfuerzo de Schmidt

Claire Perry O’Neill, quién será la encargada de la COP26, puso en duda las iniciativas del gobierno británico para disminuir el calentamiento global, y se quejó de la comunidad internacional en la última instancia realizada en Madrid. Fuente: Emol, 5 de febrero de 2020.


Durante esta jornada, el Primer Ministro británico, Boris Jhonson, anunció el plan de contingencia que aplicarán en el país a finales de año en su calidad de anfitriones de la COP26,
que se realizará en Glosgow.

La instancia, en la que Mandatario inglés aseguró que era «una oportunidad importante para que Gran Bretaña y las naciones de todo el mundo en la lucha contra el cambio climático», se vio empañada por la filtración de una carta de la despedida ex ministra de Energía, Claire Perry O’Neill.

En la misiva, que está firmada por su puño y letra, acusó falta apoyo y recursos a la administración de su país. Además, puso en duda las iniciativas del gobierno para disminuir la producción de agentes contaminantes.

En el escrito, la ex jefa de Energía reconoce como «particularmente horrible» la ultima instancia realizada en Madrid, «a pesar de los esfuerzos maravillosos» hechos por la ministra del Medio Ambiente chilena, Carolina Schmitd, y los «anfitriones españoles».

La ex autoridad de gobierno dijo que «mientras medio millón de manifestantes contra la acción climática se reunían en las calles», las negociaciones plenarias se tildaban de «informales» por distintos actores internacionales y perdían importancia mundial.

Otro hecho que lamentó Perry O’Neill fue que en las discusiones de la cumbre, los asistentes estaban preocupados por aspectos formales en las exposiciones, como por ejemplo, la «estructura de pestañas, tablas, colores de los informes», y no en «sus acciones para enfrentar la amenaza ambiental».

También, en la carta filtrada, la actual organizadora de la COP26 en Reino Unido se quejó de la actitud de las potencias petroleras, donde estas se habrían preocupado de hacer «su demanda anual de fondos globales para compensar la nueva planificación» que busca disminuir la huella de carbono, en una clara visión de despreocupación por lo que ocurre en el mundo.

Sin embargo, Perry O’Neill reconoció que se produjeron progresos, lo que se evidenció, por ejemplo, en el Plan de Acción de Genero, pero fue enfática en afirmar que «hay una brecha enorme en lo que el mundo espera, y donde nosotros estamos».

Los comentarios están cerrados.