Estado del proyecto desaladora de Aconcagua que producirá agua dulce en la Bahía de Quintero

En esta entrevista, el CEO de Aguas Pacifico Spa, Enrique Cruzat, aclara el proceso en el cual se encuentra el proyecto de concretar una dasalinizadora que capte agua en la Bahía de Quintero. Fuente: El Mercurio de Valparaíso, 22 de marzo de 2020.


La primera desaladora proyectada para generar agua que podrá utilizarse en consumo humano, agricultura, industria y minería en la Región de Valparaíso ya cuenta con Resolución de Calificación Ambiental y Concesión Marítima que viabiliza su construcción. Se trata del Proyecto Aconcagua de Aguas Pacífico Spa, empresa del fondo de inversión brasileño Patria Investments, que iba a comenzar a ejecutarse en el primer trimestre del año pasado, pero el último permiso lo obtuvo en octubre último, de modo la construcción y puesta en marcha se retrasó en más de un año en relación al programa original.

«A través del Proyecto Aconcagua, buscamos cambiar el paradigma del problema hídrico de Chile generado por el cambio climático. Y para ello, proponernos, más que analizar cómo nos ajustamos a la escasez de agua proveniente de la cordillera, preguntarnos cómo aprovechamos la abundancia del agua de mar con la que cuenta el país para atender la demanda humana, agrícola y productiva de manera permanente, segura y sustentable», señala el CEO de Aguas Pacifico Spa, Enrique Cruzat, a propósito de esta iniciativa que captará agua en la Bahía de Quintero.

«Para lograr lo anterior, el proyecto, con una inversión total de US$372 millones, busca producir y transportar hasta sus clientes, de mar a cordillera, a través de una tubería de más de 100 kilómetros de longitud, agua desalinizada y de este modo contar con varios puntos de distribución de agua en el interior de la cuenca del Aconcagua. La inversión estimada correspondiente a la planta desalinizadora, de 1.000 litros por segundo de capacidad, es de US$162 millones», agrega el ejecutivo.

– ¿Se sigue hablando de que requerirá 2.100 empleos durante la construcción, que durará 27 meses?

-Efectivamente, la carta Gantt o programa de construcción considera un tiempo de ejecución de 27 meses, no obstante y de forma previa al inicio de esta etapa se requiere la tramitación de una gran cantidad de permisos sectoriales en los diversos organismos públicos y locales (DGA, CONAF, Autoridad Sanitaria, Autoridad Marítima, Municipalidades, etc.), por lo que necesitaremos de la colaboración de todos ellos para lograr construir en el tiempo planificado. Los expedientes técnicos con la ingeniería requerida para tramitar los respectivos permisos ya se han comenzado a elaborar y se espera su ingreso durante las próximas semanas. Durante la fase de construcción, estimamos, en el peak, generar 2.100 puestos de trabajo y se buscará dar prioridad a la mano de obra local de la Región de Valparaíso, impulsando de este modo, la economía regional.

– ¿Por qué es importante que no haya succión de agua de mar y que la extracción sea a través de vasos comunicantes?

-La tecnología que se utiliza para la producción de agua desalinizada es de Osmosis Inversa, la cual tiene una eficiencia del 45%, por lo que para producir 1.000 litros por segundo de agua desalinizada se deben captar (extraer) desde el mar un caudal de 2.360 litros por segundo. Para que este proceso no genere un impacto significativo sobre el medio marino, el diseño del Proyecto se ajustó a las «Directrices para la Evaluación ambiental de proyectos industriales de desalación en jurisdicción de la Autoridad Marítima de la Dirección de Intereses Marítimos y Medio Ambiente Acuático (DIRINMAR – 2015)». Las cuales, entre otros aspectos, indican que la captación de agua de Mar, no puede ser a través de succión y debe ser a una velocidad de captación menor a 0,15 m/s (la velocidad media del mar en la bahía donde se emplazará la captación es de 0,35 m/s). Por lo que la torre de captación junto al sistema de vasos comunicantes del Proyecto Aconcagua, utiliza sólo la gravedad como mecanismo de toma de agua, cumpliendo además con el límite de velocidad de captación exigido por la Autoridad Marítima para este tipo proyectos.

– ¿Qué superficie ocupan las instalaciones de captación y tratamiento? ¿Efectivamente puede llevar agua a toda la región?

– La planta desalinizadora, se construirá en un terreno de 4 hectáreas de superficie y captará agua desde el mar, a través de una tubería submarina (inmisario) de aproximadamente 1 kilómetro de longitud que, en su extremo, a 18 metros de profundidad, tiene una torre de captación. La calidad del agua desalinizada será del tipo potabilizable y, por medio tanto de tuberías propias como de terceros, puede llegar a suministrar agua a, prácticamente, toda la Región de Valparaíso.

– Por tratarse de un proyecto que puede proveer agua de riego, para uso industrial y como insumo para la producción de agua potable, ¿Aguas Pacífico ya tiene algún acuerdo/convenio/contrato con alguna sección del Aconcagua, con Esval o alguna de las mineras para proveerles este recurso?

– Así es, el agua proveniente de la planta desalinizadora del Proyecto Aconcagua podrá servir de suministro para diferentes usos (agrícola, minero, industrial, sanitario) y clientes; en tal sentido, pasar a la fase de construcción, implica, de suyo, contar con acuerdos comerciales de venta de agua con terceros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *