Resultados de petroleras caen con fuerza en primer semestre y las obligan a aumentar su deuda

La situación de la industria es difícil, porque la mayoría de las firmas está cerrando el período con pérdidas récord. Se estima que los pasivos han crecido alrededor de US$ 132 mil millones. Fuente: Diario Financiero, 25 de agosto de 2020.


La industria del oro negro está cerrando un primer semestre con fuertes retrocesos en los resultados de las principales compañías del mundo. Las señales de los últimos días, donde el precio del crudo se ha recuperado y alcanzado máximos en cinco meses, aunque avivan las esperanzas de mejoras en la demanda del combustible, llegan tarde para evitar un desangre en términos financieros.

La mayoría de las empresas reportaron pérdidas récord y las pocas que se salvaron de tener números rojos, han visto de todos modos una fuerte reducción en sus ganancias.

Uno de los casos más notables de América Latina es el de la compañía argentina YPF que reportó, tan solo entre abril y junio, pérdidas sobre los US$ 1.100 millones, para totalizar en los seis meses cerca de US$ 1.382 millones.

Eso equivale a más del doble de las pérdidas de 2019, por US$ 455 millones. Gran parte de ello por el ajuste contable de la firma al revaluar sus activos de gas (técnicamente, un cargo no recurrente por deterioro de activos). Pero también influyó la brutal caída de la venta de combustibles, con un impacto de 85.048 millones de pesos, frente a los 6.351 millones de pesos de ganancias de los tres meses previos.

Como YPF, Petrobras, el gigante petrolero de Brasil, se vio severamente afectado por la crisis. Entre enero y junio, la firma perdió 51.236 millones de reales (US$ 10.046 millones), en contraste con las ganancias de US$ 5.644 millones del año anterior. Además de ello, la empresa informó que más de 10.000 empleados se han acogido a un plan de retiro voluntario, lo que supone el 22% de su fuerza laboral. Peor escenario aún fue el de la estatal Pemex, que perdió US$ 27.637 millones, equivalente a 10% del presupuesto total del gobierno para este año en México.

La única a salvo

De las de la región, sólo la colombiana Ecopetrol cerró en positivo, con un beneficio de US$ 42 millones, aunque muy por debajo de los US$ 6.200 millones de hace un año. En tanto, las ventas cayeron 31,3% interanual y la utilidad neta un 75%.

Parte de ese impacto se debió a la caída de la producción. Según registros, el promedio fue de 706.000 barriles diarios de petróleo durante los primeros seis meses; es decir, 20.000 barriles menos que hace un año.

Radiografía de la industria

La situación es transversal en la industria. Por ejemplo, la estadounidense Chevron perdió US$ 4.671 millones y su rival Exxon Mobil US$ 1.690 millones; la española Repsol, US$ 2.919 millones; y la británica British Petroleum (BP), US$ 21.504 millones.

Sólo dos cerraron con cifras en azul. Por un lado, Saudi Aramco, la primera compañía del mundo en alcanzar los US$ 2 billones (millones de millones) en capitalización de mercado –pero justamente superada la semana pasada por Apple- obtuvo un beneficio neto de US$ 23.220 millones. Sin embargo, esa cifra es un 50% menor al 2019.

En los tres meses hasta julio, la estatal de Arabia Saudita reportó una caída del 73,4% de su utilidad desde los US$ 24.700 millones del año pasado a US$ 6.600 millones, por el impacto de la caída de los precios y de la fuerte reducción de la producción. De hecho, en este último punto, la firma reportó 7,5 millones de barriles diarios en junio, muy por debajo de los 10 millones del año anterior.

Por su parte, la francesa Total consiguió mantenerse a flote con ganancias netas en términos ajustados de US$ 1.907 millones, pero mucho menos (en este caso 66%) que en 2019.

Problemas que se suman

No sólo en términos de resultados la situación es compleja para el sector. Las firmas han sumado decenas de miles de millones de dólares en deuda a sus balances para mantener su actividad en medio de la crisis.

Una información publicada por el portal World Energy Trade destacó que ‘las siete principales firmas energéticas del mundo -BP, Shell, ExxonMobil, Chevron, Equinor, Total y Eni-, recaudaron más de US$ 60 mil millones en obligaciones de abril a junio, casi la mitad de los US$ 132 mil millones en préstamos de todo el sector durante el período’.

Además, según The Wall Street Journal en un análisis sobre la industria, ‘los pésimos resultados están agravando los problemas para los gigantes del petróleo, que luchaban por atraer inversionistas incluso antes de la pandemia. Y es que las preocupaciones sobre las regulaciones del cambio climático, la creciente competencia de las energías renovables y los autos eléctricos están afectando el futuro de los combustibles fósiles’.

Los comentarios están cerrados.