La COP del negacionismo climático

Columna de Flavia Liberona, directora ejecutiva de Fundación Terram, sobre los resultados de la última y controvertida Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático (COP28) desarrollada en Emiratos Árabes Unidos, uno de los mayores productores de hidrocarburos del mundo. "Todas las señales que recibimos de organismos internacionales y científicos hacen referencia a la necesidad de acciones urgentes, pues nos encaminamos a situaciones desastrosas y nos indican escenarios críticos que traerán mucho sufrimiento para las personas más vulnerables. Mientras esto sucede los países desarrollados y las grandes compañías transnacionales siguen empeñadas en hacernos creer que solo se necesita hacer una transición hacia economías con menos emisiones o carbono neutrales para detener la crisis climática, lo que llaman 'verde'". Fuente: InduAmbiente, 30 de diciembre de 2023.


Este 2023 la Conferencia de las Partes (COP) sobre cambio climático se realizó en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, lo cual generó una justificada preocupación, debido al carácter petrolero del país y del propio presidente de la COP28, el sultán Ahmed Al Jaber, quien además es director ejecutivo de la Compañía Nacional de Petróleo de Abu Dhabi (ADNOC).

La figura del sultán y sus relaciones con los intereses del mundo petrolero se contraponen con los recientes informes de IPCC (Informe de Síntesis del Sexto Reporte), PNUMA (Informe sobre Brechas) e IMM (Informe sobre el Estado del Clima) que de distintas formas, señalan que las medidas adoptadas hasta ahora son insuficientes e instan a los tomadores de decisiones a adoptar compromisos mayores para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, debido a que nos queda poco tiempo para evitar que la temperatura media mundial sobrepase los 1,5 °C hacia fines de siglo.

De revisar acuerdos, declaraciones e informes, la realidad nos dice que es casi imposible que no superemos el umbral de los 1,5 °C en los próximos años. De hecho, el informe anual «Global Carbon Project» señala que para 2023 se prevé un incremento 1,1% de las emisiones respecto del año anterior. Al ritmo actual es probable en un 50% que dentro de siete años se supere en forma permanente el incremento de la temperatura media mundial en 1,5 °C respecto de los niveles preindustriales.

Todas las señales que recibimos de organismos internacionales y científicos hacen referencia a la necesidad de acciones urgentes, pues nos encaminamos a situaciones desastrosas y nos indican escenarios críticos que traerán mucho sufrimiento para las personas más vulnerables.

Mientras esto sucede los países desarrollados y las grandes compañías transnacionales siguen empeñadas en hacernos creer que solo se necesita hacer una transición hacia economías con menos emisiones o carbono neutrales para detener la crisis climática, lo que llaman «verde». Pero esto no es así, los Estados y grandes industrias quieren seguir haciendo lo mismo, pero «verde» y eso es no considerar una vez más los límites planetarios, tan solo alargando la agonía de la sociedad.

Por ello tan importante como reducir emisiones e implementar acciones de adaptación, es que de una vez por todas los tomadores de decisiones acepten que debemos cambiar el modelo de desarrollo imperante. No podemos mantener un esquema de desarrollo que incentiva el sobre consumo de manera constante, con impactos cada vez más severos y permanentes en los ecosistemas.

Los comentarios están cerrados.