Otro potencial de salares: Albergan organismos con propiedades antibióticas y anticancerígenas

Compuestos para tratar enfermedades crónicas o incluso el cáncer se han descubierto en los microorganismos únicos que habitan los salares de Chile. Científicos llaman a invertir recursos para desarrollar una industria biotecnológica que puede crecer sin necesidad de depredar los salares. Fuente: El Desconcierto, 1 de abril de 2024.

By Comunicaciones

Otro potencial de salares: Albergan organismos con propiedades antibióticas y anticancerígenas

Para la industria del litio que se está potenciando en Chile, los salares son minas llenas de este mineral para extraer y exportar, respondiendo a la demanda de países desarrollados por litio para desarrollar baterías de autos eléctricos.

Pero cada vez más científicas y científicos del país descubren que los salares son un laboratorio natural único, donde viven microorganismos y bacterias que se han adaptado para sobrevivir a los cambios drásticos de temperatura, la altitud, la elevada radiación UV y la extrema salinidad.

Para lograr adaptarse, estos microorganismos generan compuestos que tienen propiedades antibióticas, antivirales e incluso anticancerígenas que recién están comenzando a investigarse. Para muchos, los salares esconden el potencial desaprovechado de generar una industria biotecnológica.

Esto adquiere importancia al considerar que una de las principales amenazas a la salud mundial, según la OMS, es la presencia cada vez mayor de parásitos, hongos y bacterias resistentes a los antibióticos.

Estudiando las bacterias de los salares a nivel genético y molecular, investigadores de Chile han descubierto y logrado sintetizar componentes que tienen potencial para combatir enfermedades crónicas como la hipertensión, o incluso contra el cáncer de pulmón.

También se han descubierto microorganismos que producen compuestos como ácidos grasos esenciales que el cuerpo humano no produce, y que son utilizables en suplementos nutricionales.

Para Gladys Hayashida, una investigadora de la Universidad de Antofagasta que se ha dedicado a este tipo de desarrollo, los salares tienen el potencial de desarrollar una industria biotecnológica en el país sin necesidad de depredar los ecosistemas y preservando el rol que cumplen como hábitat de otras especies, fuentes de turismo y de actividades ancestrales como el pastoreo

“Los microorganismos crecen a una velocidad de horas, por lo que podemos reproducirlos en el laboratorio y estudiarlos mientras mantenemos vivo el ecosistema. Es totalmente factible un desarrollo económico alternativo a partir de la investigación en los salares”, explica.

El obstáculo para esto, según Hayashida, es la falta de inversión en investigación y desarrollo para regiones y sobre todo para la macrozona norte. “Los investigadores están, y las universidades están trabajando en ello. Pero para echar a andar una industria biotecnológica no basta solo con descubrir los componentes. Hay que someterlos a pruebas y bioensayos para validar que no tienen contraefectos nocivos y poder comercializarlos. Allí se necesita una inyección de recursos”, comenta.

  • No Comments
  • 02/04/2024

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *