Dan luz verde a recursos que buscan invalidar Los Rulos

El Servicio de Evaluación Ambiental admitió a trámite cinco solicitudes en contra del proyecto, dando inicio a un proceso de anulación de la actual RCA. Fuente: El Mercurio de Valparaiso, 5 de septiembre de 2017.


En medio de las últimas polémicas por el impacto en el medioambiente que podrían generar grandes proyectos energéticos, los opositores a la central de ciclo combinado a gas Los Rulos, que busca emplazarse en la comuna de Limache, calificaron como “una señal positiva” la última decisión administrativa que adoptó el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de la Región de Valparaíso.

Y es que el organismo local decidió admitir a trámite cinco de las nueve solicitudes presentadas en contra del proyecto, iniciando así un procedimiento de invalidación de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) que en febrero de este año se le otorgó por unanimidad a la empresa Cerro El Plomo S.A., filial de la compañía peruana-israelí IC Power.

A trámite

Una de las solicitudes admitidas a trámite fue interpuesta por Maritza Quileñan, en representación de la Asociación Indígenas Artesanos de Pueblos Originarios (Adepo). Las otras, en tanto, fueron ingresadas por el Centro Cultural Aymara Pachakuti, la Comunidad Indígena Witrapuran, la Asociación Indígena Antu Tripantu-Sol de Primavera y el biólogo y asesor medioambiental Salvador Donghi.

En cuanto a los recursos que fueron rechazados, dos correspondían a escritos presentados por personas que participaron en la discusión del proyecto, mientras que los otros dos son los que elevaron los municipios de Concón y Limache. Ambos, según el SEA, carecían de “legitimidad activa” para solicitar la invalidación de la iniciativa.

Consulta indígena

En sus argumentos, las asociaciones y comunidades acusaron que durante la tramitación ambiental no se habilitó un proceso de consulta indígena para quienes se encontraban en el área de influencia del proyecto. La única instancia, agregan, fue un Procedimiento de Participación Ciudadana (PAC). Por ello, en los escritos comentaron que el proyecto se “basó en un procedimiento de evaluación viciado que no consideró el proceso de consulta indígena, en circunstancias que debía haberse implementado y realizado”.

Si bien el SEA admitió a trámite sus reclamos, no acogió la petición de suspender temporalmente la ejecución de la RCA, por lo que la empresa no se encuentra con ninguna orden de no innovar y puede dar curso a la construcción de la termoeléctrica.

Para el abogado de la Fundación Defendamos la Ciudad, Rodrigo Avendaño, quien junto a otras personas asesoraron a las comunidades, es la empresa titular de un proyecto la encargada de “hacer bien su trabajo” a objeto de predecir los impactos ambientales que se podrían ocasionar. Esto, agrega, “permite exigirles que se hagan cargo de mitigaciones y compensaciones adecuadas a dichos impactos”.

“Esto último es de suma importancia, porque en este caso -y frecuentemente- se detectan omisiones sustantivas en la caracterización de los proyectos que ingresan al SEA, lo que necesariamente se traduce en ventajas financieras para los titulares, debiendo soportar las cargas los habitantes y el Estado”, agregó Avendaño.

Respecto a la consulta indígena que no habría incorporado la empresa durante la tramitación de la iniciativa, el biólogo Salvador Donghi sostuvo que ésta “es obligatoria y no da por realizada con una PAC”.

“Hay fallos de la Corte Suprema que establecen que una consulta indígena tiene que ser hecha de manera independiente porque obedece a temáticas particulares que tienen los pueblos originarios, y la empresa no lo habría realizado”, dijo el profesional, quien agregó que en los recursos se agruparon, entre otras, siete entidades de Villa Alemana que son mapuches y diaguitas, las que se encuentran reconocidas por la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi).

Defensa de la empresa

Respecto al proceso administrativo que enfrentan, desde la empresa comentaron que “no es posible tomar seriamente ningún intento de reproche de ilegalidad en su contra”, puesto que el proyecto “ha sido tramitado conforma a la legalidad ambiental vigente”. “El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) fue declarado admisible. En efecto, contenía toda la información relevante y esencial para la evaluación”, agregaron desde la compañía.

En cuanto a la participación ciudadana que tuvo la termoeléctrica Los Rulos, la empresa la defendió asegurando que se realizó “de acuerdo a la legislación ambiental vigente”, de modo que “comprendió la pobilidad de que todas las personas pudieran conocer el expediente físico o electrónico de la evaluación, formular observaciones y obtener respuesta fundadas”.

“El SEA, además, abrió una completa etapa de participación ciudadana en las comunas de Limache, Olmué, Quilpué, Villa Alemana y Quillota. Así, durante el proceso de evaluación ambiental se desarrollaron diversos talleres de apresto y discusión ciudadana en diversas localidades donde se informó en detalle las características del proyecto”, indicaron desde la filial de IC Power.

Con esto, para emitir un fallo el organismo deberá esperar el pronunciamiento formal de la empresa, la que el mes pasado solicitó mayor plazo debido al “gran número de invalidaciones” que fueron interpuestas. Aún así, cualquiera sea el resultado, se espera que la parte que se sienta más perjudicada apele ante los Tribunales Ambientales.

-“El proyecto ha sido tramitado conforme a la legalidad (…) no es posible tomar seriamente ningún intento de reproche de ilegalidad” Empresa Cerro El Plomo, filial de IC Power”

CUESTIONAMIENTOS

-Comunidades indígenas Acusan en sus recursos que la empresa no realizó una consulta indígena, pese a que existen comunidades situadas en el área de influencia del proyecto.

-Salvador Donghi En su solicitud, el biólogo sostuvo que existen vecinos de Limache que se verán afectados con la actual RCA.

Cristián Rodriguez F.

1 Comment

  1. Fermin Villar dice:

    Comparto la preocupación como biólogo y residente de la zona de sacrificio que se pretende desarrollar . Las comunas de Limache y Olmue tienen un desarrollo sustentable basados en la agricultura y el turismo . No queremos una zona más de sacrificio ambiental , No queremos más Puchuncavis en la region .
    Los que quieren ganancias fáciles aportando solo mugre y desolación , mejor que se vayan de nuestro país .